Cada 14 de junio, en todo el planeta, se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, como una forma de concientizar de la importancia de difundir una de las prácticas de salud pública más importantes. El porcentaje de donación de sangre voluntaria es muy bajo, y estos números preocupan a hospitales y profesionales de la salud por la necesidad vital que tiene para trasplantes o intervenciones quirúrgicas que se suscitan a menudo.

Sofía Crotti, periodista del Grupo Crónica, reveló su historia y destacó la importancia de ser dador de sangre: "En 2009 me diagnosticaron con Linfoma de Hodgkin, que es un cáncer en el sistema linfático, en los gánglios. Como cualquier tratamiento que incluye quimioterapia y que estás inmunosuprimido, te pueden bajae los glóbulos rojos y probablemente necesites que te hagan transfusiones de sangre y de plaquetas. A veces se hace mucho hincapié en qué siente la persona que va a donar sangre, si se va a sentir mal o si los requisitos son muy exigentes y eso hace que la gente no done tanto, pero si se hablara más de lo que siente la persona que recibe una transfusión, por ahí eso incentivaría a que la gente done más. Cuando uno dona sangre es como regalarle vida a otra persona, porque vos te sentís como que te estás apagando y sin energía, y de repente cuando te hacen la transfusión, que volvés a vivir. Es saber que uno le puede regalar vida a otro. Me parece algo increíble y que la gente debería saberlo".

Sofi destacó la importancia de donar sangre (Foto: Hernán Nersesián, Crónica)

Sofía agregó cómo se sintió como receptora: "A mí me hicieron tres transfusiones y se necesitaron 20 donantes apróximadamente. También está la donación de plaquetas, que es un poco más compleja pero es lo que más falta también". 

"Vos te sentís como que te estás apagando y sin energía, y de repente cuando te hacen la transfusión, es como que volvés a vivir"

Consultada sobre por qué la gente no se acerca tanto a donar, la periodista comentó que "sacarse sangre le da miedo a la gente, le da miedo el pinchazo, y a veces los requisiros pueden abrumar. Pero está bueno intentar y ver si pueden donar, y van a sentir algo increíble que es regalarle vida a otra persona".

Hoy por hoy, el rol de los medios en la difusión de este importante tema parece crucial, algo que Sofía asintió diciendo que "de a poco se está comunicando sobre el tema, pero los medios juegan un papel importante, por ahí se hacen notas sobre cuáles son lo requisitos, pero si se pone el foco en lo que siente la persona que recibe, incentivaría a la gente a donar".

"Para uno es un trámite, para el otro es darle energía"

“Cada vez que me transfundían, sentía que me levantaba a full, me daba muchísima energía, pasaba de estar tirada, sin nada de fuerzas, a poder pararme y hacer las cosas más simples como bañarme”, contó Carolina Lafuente, una joven de 29 años que tuvo leucemia y necesitó de transfusiones de sangre para vivir. Caro es productora de televisión y logró curarse con la ayuda de otros. En Argentina, es una realidad, que cada vez se requiere de más donantes.

Caro junto a Isolda Fernández, su hematóloga de Fundaleu. 

“Por ahí para uno es un trámite, acomodar horarios para ver cuando tiene tiempo de ir a donar, quizás a veces priorizan otras cosas y van posponiendo el hecho, pero del otro lado hay alguien que necesita de esa sangre para poder levantarse de la cama, caminar un poquito y sentirse con ganas, con energía... Que la sangre que le transfunden a un enfermo, además de alimentar una necesidad del organismo, alimenta las ganas, y eso es lo que te da la fuerza para hacer cosas durante el día, te sentís mucho más vivo”. 

Por el otro lado, están las personas que se toman su tiempo para ir aunque sea cada dos veces para dar su sangre. ”Es un rato y ya está”, contó Darío, uno de los dadores voluntarios.