Un nuevo reto juvenil se esta gestando entre los jóvenes, y con seguridad pondrá a los padres como locos. Se trata del "Desafío 48 horas" cuyo entretenimiento se basa en que los adolescentes desaparezcan por dos días seguidos sin dejar rastro alguno, según informan fuentes de la Policía Nacional en España.

Una madre desesperada en Irlanda del Norte clamaba a los agentes de seguridad que su hija había sido "secuestrada, violada o víctima del tráfico de personas u órganos". ¿Dónde estaba su hija? Desaparecida. La muchacha había pasado 55 horas en el condado de Derry junto a varios amigos que, pasado ese tiempo, fueron encontrados a unos 50 kilómetros, en Ballymena.

Y es que el novedoso "desafío" que ya está dando la vuelta al mundo, consiste en que los chicos se esfumen y no den señales de vida por al menos 48 horas. Durante este interín de tiempo no pueden responder el celular, se trate así de llamadas o mensajes de WhatsApp. El adolescente corta todo tipo de comunicación con sus contactos y no puede publicar nada en sus redes sociales, ni tampoco alertar a nadie de su paradero.

La pregunta que surge inevitablemente es entonces: ¿Quién gana? La respuesta procede de fuerzas policiales del Grupo de Delitos Telemáticos, quienes informan que el ganador del reto es aquel que "obtiene más entradas en sus cuentas de Instagram, Facebook o Twitter preguntando sobre su desaparición, es decir, el que más reseñas informativas consigue tras su fuga". Cada mensaje en las redes sociales relacionado con la desaparición del "jugador" del desafío, suma puntos y reputación en el mundo virtual. Cumplido el plazo, o lo que cada joven aguante, este aparece repentinamente.

"Estaba aterrorizada. Pero estos niños piensan que es gracioso. Ni siquiera hubo un signo de arrepentimiento o remordimiento cuando mi hija fue puesta bajo custodia policial". Aunque parezca increíble, ese lapso de tiempo durante el que los padres desesperan, produce en sus hijos cierta "satisfacción", como se deduce de testimonios de jóvenes que han participado en este reto global y viral. La angustia paterna también les aporta puntos, ya que los fugados son recompensados por cada petición de auxilio para encontrarlos.  

"Los jóvenes son así, igual que surgió en su día el reto de la “ Ballena Azul”, por la que un puñado de chiquillos se autolesionaban de gravedad, ahora surge esta tendencia que también será fugaz", confían las fuentes policiales consultadas. "En España casi no se dieron casos, por ejemplo, de la “ Ballena Azul”", precisan. 

Este nuevo y peligroso reto, que poco a poco se transforma en una moda, es en realidad una versión que imita el antiguo "Juego de los 72". El mismo circuló por Europa Occidental durante varios años y consistía en que los niños desaparecieran durante 72 horas.