El actual jefe de política exterior y ex embajador coreano en la argentina, Choo Jong Yoiun, compartió, en Seúl, un almuerzo con Santiago Cúneo, el conductor de Uno Más Uno Tres, en el que introdujo a Crónica al mundo ancestral de la paciencia oriental. 

En un rincón de la capital de Corea del Sur, donde ir a almorzar requiere tres meses de reserva previa, el ex embajador aseguró que las pruebas nucleares de Corea del Norte ponen freno al progreso de una unificación. Al mismo tiempo, recordó que cualquier lugar del mundo es un buen lugar para empezar de nuevo el diálogo entre las dos coreas.

En el encuentro, donde comieron comida típica, picante y desafiante a nuestro paladar criollo mientras recibimos una clase de diplomacia oriental, el actual jefe de política exterior apostó al tiempo y aclaró: "estamos en guerra, nunca se terminó. El armisticio no es una rendición, nadie ganó". 

Además, aseguró que necesitan de todos los factores para llegar a buen puerto y recordó que la guerra de Corea es una guerra mundial de alianzas. También agregó que Estados Unidos tiene un pie en Corea y esto, dificulta el diálogo y el apoyo chino a la dictadura norcoreana. 

El almuerzo se llevó a cabo a 40 km del lugar donde, hace 8 días, acribillaron a un desertor norcoreano que se fugó.