Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

La contaminación se ha instalado como un habitante más, que azota al resto, en la localidad bonaerense de Carlos Spegazzini, partido de Ezeiza. Una problemática principalmente desencadenada por la falta de una red de agua corriente para la totalidad de la población.

Por lo tanto, el agua proviene de las napas, con restos de uranio y de materia fecal. En Carlos Spegazzini, en el municipio de Ezeiza, el 60 por ciento de los vecinos no dispone de agua corriente ni tampoco de cloacas y, en consecuencia, el daño ambiental está a la orden del día.

Por lo tanto, Martín, uno de los moradores de la zona, señaló a Crónica que "el agua de pozo es intomable por los restos de uranio, de hace muchos años, y de materia fecal. Pero es la única agua que tenemos en la zona porque hace 22 días que no contamos con agua corriente".

Justamente por la falta de provisión de este servicio los residentes de Spegazzini responsabilizan a las autoridades del partido por la inexistencia de mecanismos de regulación.

"El municipio no puede decir que no tiene la culpa de esta situación, pero ellos son los que deben controlar el abastecimiento de agua", enfatizó Francisco.

Indignada, María Cristina, otra vecina, aseguró que la única opción con la que cuentan es el agua de pozo, pero al saberla contaminada, no pueden ingerirla y, por lo tanto, "nos estamos deshidratando, no podemos seguir consumiéndola, cómo hacemos para sobrevivir. Deberían resolver el tema del agua, que es esencial".

 

Así es el agua que llega a las casas de los vecinos de Ezeiza.


Más reclamos

Por si fuera poco semejante estado de situación, también reinan otras manifestaciones de la inacción municipal. En este sentido, Martín reveló que "tenemos un gran problema a futuro con la instalación de una planta termoeléctrica que está a 300 metros de una zona urbana, no nos han informado nada sobre esta empresa".

Por su parte, Nancy agregó que "además estamos llenos de ratas, y si hay una epidemia por semejante contaminación, no disponemos de un sistema hospitalario para atendernos".

Por otra parte, y en función del mal estado de las calles, los vecinos reclaman la construcción de un puente peatonal que les permita, fundamentalmente, movilizase a los vecinos que sufren alguna discapacidad.