El derretimiento de un glaciar en Noruega resultó en un hallazgo impresionante: se encontró una caja de madera cuyo contenido tendría más de 500 años de antigüedad. El hecho se dio en el paso montañoso de Lendbreen, ubicado en el condado de Oppland.

Uno de los artefactos encontrados es una caja de madera, que inexplicablemente sobrevivió al frío extremo y se mantuvo cerrada. ¿El contenido? Una vela de cera de abejas conservada en excelentes condiciones.

Investigadores del Museo de Historia Cultural de Oslo identificaron que el pino del que está hecha la caja dataría de hace más de 500 años, específicamente de entre el 1475 y el 1635. Según los expertos, estas eran utilizadas por los agricultores de la época para transportar velas hacia las montañas, ya que eran su única fuente de luz.

Además de la caja, se encontraron lanzas vikingas, una túnica de lana, raquetas de nieve para caballos, guantes, zapatos, bastones, cuchillos, correas para perros y los restos de un perro.