El video en que un degenerado aprovecha que las víctimas piden mercaderías en el sector de fiambres para sacarles fotos por debajo de sus polleras se volvió viral y generó indignación. El repudiable episodio tuvo lugar en  Mendoza.

Una de las víctimas, de nombre Camila, pidió las imágenes de la cámara de seguridad y se dirigió a la comisaría para radicar la denuncia. Sin embargo, la Policía le dijo que no podían hacer nada contra el hombre porque no se enmarcaba en ningún delito. Por esta razón, la mujer hizo público el video.