Hace poco más de doce meses, la vida de Jazmín Fossati cambió para siempre luego de recibir los implantes cocleares que le permitieron descubrir los sonidos de los lugares más hermosos del país. En la actualidad, la niña de cuatro años y medio recorre las provincias argentinas en un motorhome junto a sus papás, quienes crearon "Soñar, Oír, Vivir", un proyecto que consiste en brindar charlas gratuitas para concientizar sobre la hipoacusia.

"La familia viajera", compuesta por Jazmín; su mamá Gisela, su papá Nacho y su perro Marley, es de Mataderos, Capital Federal, y comenzó con la travesía después de superar una lucha para conseguir los implantes cocleares para su hija, quien fue diagnosticada con hipoacusia bilateral profunda en el Garrahan.

"Jazmín tiene una hipoacusia profunda y simplemente significa que ella no iba a poder escuchar con los dispositivos comunes como los de un audífono. Hay varios niveles y ella estaba en el más alto. Con lo único que iba a poder llegar a escuchar era por medio de los implantes", sostuvo su mamá.

Una vez que la niña obtuvo sus implantes, la decisión de los papás fue rápida: Gisela dejó su trabajo en un supermercado express como cajera en donde "el sueldo era sólo para pagar el alquiler" y Nacho el local donde le daba rienda suelta a su pasión: la montaña. Allí brindaba charlas de RCP, orientación e iniciación en la montaña, entre otras cosas. Vendieron todo, dejaron el alquiler y se subieron a su motorhome para comenzar la aventura.

En diálogo con Crónica, la mujer explicó: "Esta iniciativa de dar las charlas sobre hipoacusia y su detección temprana, surgió porque cuando nosotros necesitamos los implantes vimos que había muchos impedimentos para las personas que lo estaban necesitando". "Hace diez meses que estamos de viaje. Nuestro proyecto se inició en Buenos Aires, fuimos hasta Río Gallegos y ahí en adelante empezamos a conocer gente y diferentes lugares e instituciones. Ya recorrimos bastante la ruta 40, hicimos un poco el interior de Buenos Aires, pasamos por Puán, ahora estamos en Corrientes, estuvimos en Misiones, Entre Ríos y ya planificamos una próxima charla en Chaco", agregó.

"Nuestro objetivo es pasar por cada lugarcito para informar dónde puede haber un centro terapéutico, un centro para sordos, o simplemente informarle a algún grupo de personas que les pueda interesar nuestra historia y todas las cosas que se pueden hacer", continuó Gisela, que junto a su hija y su pareja ya recorrieron 15 mil kilómetros y sueñan con llevar el proyecto a Canadá. Es decir, recorrer de punta a punta el continente americano.

"Esto nos da la posibilidad de estar muchas horas con nuestra hija y de estimularla con lo que es la contención familiar", concluyó.