Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

A pesar de las limitaciones y las preocupaciones que nos trajo la pandemia de coronavirus, con los recaudos necesarios, los clubes reabrieron sus piletas en los últimos días y ofrece diversas actividades a sus asociados. Las más preponderantes son las colonias de vacaciones, las clases de natación y el uso de los natatorios durante los fines de semana. Sin embargo, el retorno de cada disciplina será muy restringido y controlado para evitar contagios.

Luego de marchas y contramarchas, de proyectos y planificaciones, delinearon los protocolos para la temporada de pileta y las colonias infantiles en las entidades deportivas sin fines de lucro. Las condiciones de reapertura radican en la reducción de acceso a la pileta, la disposición visible de los elementos sanitizantes, la firma de una declaración jurada cada quince días y turnos más breves en cada propuesta acuática.

En referencia a las colonias, se emplearán las ya mencionadas en otras disciplinas deportivas como burbujas. Es decir, grupos de 10 chicos con un profesor, el cual deberá tener siempre puesto el tapabocas.

El total de niños que asistirá a ellas no superará los 50, en el turno mañana y tarde, otra modificación preventiva. Con respecto a ello, el docente siempre trabajará con el mismo conjunto de menores, en horarios fijos. En este sentido, Guillermo Massa, presidente del club Huracán de Necochea, señaló a Crónica que "los costos laborales han aumentado y la capacidad de concurrencia a la pileta disminuyó muchísimo. Antes llegábamos a 230".

Un panorama similar se reflejó los últimos sábado 19 y domingo 20 de diciembre, con el inicio de la temporada de pileta. En esta edición, sólo veinticinco asociados pueden disfrutar de una jornada que sólo se extiende de 14 a 18 horas. Uno de los requisitos primordiales para permitir dicho esparcimiento determinó la presencia de seis nadadores por andarivel, lo que representa un 25% de la capacidad de las piscinas olímpicas de los clubes.

Los chicos tendrán que mantener distancia durante las actividades.

Respecto de todas las pautas establecidas para el retorno de cada disciplina veraniega, Ricardo Mayor, miembro del Observatorio de Clubes de Barrio, detalló que "estamos viendo que cada municipio tiene su protocolo, algunos más flexible que otros, son diversos. En su mayoría con burbujas, y en muchas localidades no permiten trabajo de campo, o sea en cancha de fútbol o básquet, u otro espacio".

La disposición que sí se aplica en todos los puntos del país es justamente los cupos en las colonias, en las clases de natación y los fines de semana. Por lo tanto, Graciela Lazaroff, presidenta del Club Atlético 3 de Febrero, cristalizó el contraste entre la satisfacción por la reapertura de las actividades de pileta y el escaso ingreso que desencadena, al expresar que "si bien nos puso contentos la reanudación, por un lado la limitación en la cantidad de gente nos hace muy difícil sostener el club con gastos fijos que son los mismos a los que teníamos en tiempos normales". Un testimonio que da cuenta de una sensación generalizada en la mayoría de los responsables de las instituciones, quienes de todas formas prometen seguir adelante.

La opción de las piletas en los jardines y terrazas

En paralelo a las restricciones y limitaciones que se han impuesto a los natatorios de los clubes, y sumado a las dificultades económicas y sanitarias para viajar a un destino turístico, una alternativa muy recurrente en estos días es la tradicional pileta de lona. Los comerciantes del rubro reconocieron que han agotado sus stocks este mes, y que no alcanzan a satisfacer la demanda para las próximas semanas.

Otra opción más cara son las piletas de fibra de vidrio para poner en la tierra, que también son muy requeridas. Las más solicitadas son las generalmente reconocidas como “pelopincho”, de 4,40 metros x 2,20 metros, con una profundidad de 80 centímetros. El costo es de 28.000 pesos, pero muchos negocios ofrecen facilidades de pago en 18 cuotas.

Una opción escogida cada vez más, aprovechando el mínimo espacio al aire libre en casa, y así tener balneario propio, lejos de los contagios, las limitaciones y las preocupaciones.

Club Sarmiento: “Nos pudimos reinventar”

En afán de moderar el impacto económico que implica para los clubes reabrir sus piletas, el Club Sarmiento puso en marcha un sistema de energía solar.

En este sentido, Daniel Silva, director del natatorio de dicha entidad, detalló que “en vez de quedarnos de brazos cruzados y llorar porque el club se fundió, creo que la pandemia es una generación de oportunidades porque nos pudimos reinventar, desarrollando diferentes prototipos para que la pileta se autoabastezca, con bajo consumo de energía, gas y agua, todo en base a la energía solar.

Este es uno de los ejemplos de cómo los clubes de barrio tuvieron que aplicar la imaginación para hacer que el tiempo de inactividad por la pandemia de coronavirus fuera utilizado para reacondicionar los lugares y hacerlos más rentables en el tiempo.

Bajo estas innovaciones, la institución cuenta con la única pileta que se nutre de la energía solar para su funcionamiento en el distrito de 3 de Febrero, y ofrece acquagym para sus socios, hasta los 60 años de edad. Además de la colonia de vacaciones y la temporada de pileta.

Por M.R.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos