Por Florencia Bombini 
@florbombini 

Una pareja mendocina decidió ponerle un fin a la técnica de fertilización asistida y le solicitó a una clínica recuperar los embriones criopreservados para destruirlos, pero la respuesta del otro lado fue negativa. Las autoridades del centro asistencial le pidieron al matrimonio una autorización judicial para acceder a su pedido.

Esta situación, que sucede cada vez con mayor frecuencia, abrió un debate, cuya respuesta puede encontrarse en el Código Civil. El artículo 19 expone que "la existencia de la persona humana comienza con la concepción". Ante esta afirmación, el doctor Fernando Neuspiller (MN 82.815), especialista en Medicina Reproductiva y director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Buenos Aires, confirmó que "los embriones criopreservados son personas por nacer, no se pueden destruir ni tampoco se pueden dar para una investigación. El Código Civil dice que la vida comienza desde la concepción, no desde la implantación. Tanto cuando es en la casa como en un laboratorio. Se dice que hay un vacío legal, pero está claro".

Entonces, el doctor, que forma parte de la dirección médica y del equipo directivo del instituto, explicó que "nosotros nos asesoramos con abogados y nos manejamos de dos maneras: si la gente no quiere mantener los embriones, o se los implantan o los donan. No hay una tercera opción".

Vale aclarar que el Código Civil no hace referencia a tratamientos de reproducción asistida, por lo que algunos especialistas sí consideran que existe este "vacío legal". Además, el profesional agregó que "existe una ley de fertilización asistida, que se refiere a coberturas de obras sociales y prepagas, pero no habla de prácticas".

Distinto es el caso en la criopreservación de óvulos, donde es "sólo son células y se pueden descartar cuando uno quiera", según explicó el doctor Fernando Neuspiller. El caso de esta pareja mendocina no es el único, sino que es uno más entre numerosas historias que también buscan una respuesta concreta.