Por Francisco Martirena
fmartirena@diariobae.com

Con el riesgo que conlleva por la falsificación de documentos, a partir de mañana, los importadores podrán elevar una declaración jurada al Gobierno para que sus compras se controlen en laboratorios del exterior, sin la obligatoriedad de que la validación se realice en la Argentina.

La denominada Declaración Jurada de Composición de Productos (DJCP) entró en vigencia el año pasado para los importadores e industriales, para luego ser examinada a nivel local, por ejemplo, en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial ( INTI) y en otros organismos como el IRAM o el Anmat.

Sin embargo, según fuentes oficiales y privadas consultadas por BAE Negocios, la segunda etapa del "plan DJCP" pergeñada por el Gobierno permite que laboratorios extranjeros de cualquier país del mundo tengan la exclusividad de los estudios industriales, situación que encendió las alarmas en las cámaras sectoriales.

La Secretaría de Comercio, mediante la resolución 404/16, exige tanto a los industriales como a los importadores, especialmente de productos textiles o calzado, que dentro de un plazo de 60 días hagan la presentación de una DJCP, explicitando la existencia de las fibras en el caso de los textiles, y de los materiales constitutivos en el calzado. Esta exigencia se ampliará a otros rubros de la producción, admitieron desde el Ejecutivo.

Esta situación se entrelaza con otra medida que pasó inadvertida, cuando el Gobierno habilitó también el ensayo de laboratorios extranjeros para productos de medición importados, con el argumento de una saturación de tareas en el INTI. El decreto 960/2017, de Simplificación del Sistema Métrico Legal Argentino, estableció que se busca agilizar la aprobación de los instrumentos de medición para favorecer la creación de empleo y el cuidado del consumidor. Y agregó que, a fin de seguir cuidando al consumidor, pero sin generar trabas innecesarias, se permitirá que la Secretaría de Comercio habilite a otros laboratorios que no necesariamente sean públicos.

Inevitablemente, este escenario se relaciona con el desmantelamiento de los controles en diversas áreas del INTI, y la preocupación entre los fabricantes de diversos rubros es que además de los laboratorios privados nacionales, se van a sumar a la competencia los de origen extranjero.

La exigencia del Ejecutivo determina que la DJCP (ya existente, pero que tenía serias limitaciones) se formaliza primero en la plataforma informática del Sistema Integrado de Comercio Exterior (Cisco), y luego, la Secretaría de Comercio decide la aprobación.

Cuando la dependencia encabezada por Miguel Braun acepta la DJCP, emite un código numérico de aprobación del trámite, que dará un plazo máximo de 120 días corridos para ingresar el o los productos a la Argentina.