Todos hablan de ellos, de su tarea heroica, para hacer frente al coronavirus y salvar la vida de los pacientes en todo el mundo. Se trata de los profesionales de la salud que a diario se arriesgan, en pos de ser la barrera entre la vida y la muerte.

Ellos están todo el tiempo en contacto con el virus, con el riesgo, por eso deben tomar severas medidas para protegerse, tanto dentro de su lugar de trabajo como afuera del mismo. ¿Cómo se cuidan?

Silvestre contó los pormenores de las medidas.

El doctor Eduardo Silvestre (M.N. 57.969, médico pediatra y jefe de área del hospital Garrahan) indicó en diálogo con Crónica.com.ar que "el personal de salud tiene que tener cuidado, pero en estos momentos más que nunc. En esos cuidados está el de la protección individual, del paciente y su familia, y por supuesto, de nuestro compañeros de trabajo, así que tenemos que tomar muchas medidas. Todos aquellos que trabajamos en instituciones públicas o privadas acatamos la normativa que tiene cada lugar, y que están supeditadas a lo que dice el Ministerio de la Salud adaptables a cada lugar en particular. Cuando uno va a trabajar a un sanatorio, hospital o clínica tiene que tener en cuenta que una vez que entra, lo primero que tiene que hacer es cambiarse y usar su propio ambo, es decir, la ropa que va a utilizar en el hospital cuando entre en contacto con los pacientes u otras personas de manera directa".

En el hospital

Silvestre dio detalles de cómo es el paso a paso una vez que ellos están en su espacio de trabajo. "Una vez que nos ponemos la ropa tenemos que circular con barbijo dentro de la institución, y cuando vamos a tomar contacto con un paciente y de acuerdo al tipo de procedimiento, se utilizará el barbijo común, el llamado quirúrgico, o si tenemos que hacer un procedimiento que implica trabajar con secreciones del paciente, de tomar muestras, hisopados de fauces, aspiraciones o demás, tenemos que usar el llamado 'Equipo de Protección Personal (EPP)'".

Sucede que "no es lo mismo atender a un paciente con un granito que a otro con dificultad respiratoria y que hay que tomarle un hisopado, donde se utiliza el EPP, el cual está compuesto por guantes, el barbijo especial Nº 95, que está indicado para estos casos, usar antiparras y un camisolín, que todas estas cosas las vamos a desechar y se limpiarán las que se puedan volver a usar".

El barbijo Nº 95 se utiliza en ciertos procedimientos.

Cabe destacar que estos elementos también deben ser utilizados por las enfermeras, ya que realizan el mismo trabajo que los doctores, no es el caso de los camilleros que al tener poco contacto directo con el paciente, con usar barbijo y guantes le alcanza. En cuanto al personal administrativo, el mismo debería estar atendiendo detrás de un vidrio como barrera de protección aunque el uso del barbijo sería optativo.

Según la ocasión, hay un tipo de equipamiento.

En ciertas instituciones, el ambo utilizado suele ser depositado en sectores donde luego serán lavados por las máquinas que posee el lugar, y en otros, es el propio facultativo el que debe ponerlo en una bolsa y llevarlo a su casa para lavarlo.

En casa

Luego de terminar el turno de trabajo, cuando llega el momento de volver a su domicilio, comienza otra etapa en la vida de un profesional de salud. El también divulgador científico del Grupo Medihome contó que "cuando llego a mi casa, mi ropa está limpia porque no estuvo en contacto con ningún paciente, osea que no tendría necesidad de cambiar toda mi ropa cuando llego, pero es de buena práctica cuando uno sale por lo que fuere, tener en la entrada de su casa un tacho con agua y un 10 por ciento de lavandina, para limpiarse los zapatos con un trapo embebido en esa agua y dejarlos en la puerta y ponerse otros, pero sino es suficiente con lavarlos".

Ya adentro de su vivienda "antes de saludar o tocar a alguien, lo primero que hago es lavarme las manos como corresponde con la técnica difundida en los medios, y a partir de ahí tomo contacto con la familia. Antes de realizar un procedimiento en la institución también me lavo las manos, y después de terminar el mismo o tras tocar a un paciente. Si estoy trabajando en un hospital en una jornada de 8 horas, lo más probable es que me lave las manos 10 veces por día, no es exagerado es necesario, y está probado que es la principal medida para no contagiarse, al igual que el distanciamiento".

Cumplen con todas las medidas de prevención. 

El saber ponerse la ropa apropiada y en qué momento no es algo que está librado al azar, ya que según Silvestre "estamos trabajando en todas las instituciones porque todo esto requiere que lo hagamos al pie de la letra y sin obviar el más mínimo paso, y que cada una de las cosas la hagamos bien. Si tenemos que usar barbijo y nos lo ponemos mal, o no nos ponemos adecuadamente los guantes o hacemos un procedimiento, nos ponemos el camisolín y los guantes y los sacamos mal, porque hay una técnica y un orden para cada cosa, no sirve dde nada. Esto lo practicamos, simulamos, filmamos y corregimos, en esto se está trabajando mucho, y es fundamental y esencial para cuidarnos a nosotros y a los pacientes". .  

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos