La ballena Franca Austral que apareció encallada en una playa cercana al balneario el Cóndor, a 80 kilómetros de Viedma, murió a pesar de los intentos por auxiliarla para que pueda retornar al mar.

Según informaron desde la secretaria de Medio Ambiente de Río Negro, se desconocen los motivos por los que la ballena se acercó a la costa, aunque la hipótesis que se sigue es que padecía alguna enfermedad y buscaba un lugar para morir.

Personal de la secretaría de Ambiente primero humedeció al cetáceo con toallas y sábanas para evitar una mayor deshidratación, pero constataron que se encontraba en malas condiciones.

Sin embargo, entre otras medidas construyeron un canal para facilitarle la vuelta al mar cuando subiera nuevamente la marea. A las 18, horario de la pleamar, se esperaba que la ballena pudiera volver al mar, pero no sucedió y el animal murió. 

Estiman que el animal quedará en el lugar hasta que un proceso natural la devuelva a su entorno para que avance el proceso de descomposición.

En el auxilio al cetáceo trabajaron profesionales del Instituto de Biología Marina y Pesquera Almirante Storni y guardas ambientales de las áreas costeras, y se contactó a Defensa Civil y Bomberos para llevar adelante el operativo.