Una niña murió en la localidad correntina de Mburucuyá tras comer una mandarina que, según indican fuentes policiales, habría sido rociada con agrotóxicos en una quinta de cítricos.

La muerte de la niña, de 12 años, fue confirmada por las fuentes policiales el domingo, e indicaron que presentaba un cuadro de intoxicación y que, tras sufrir una descompensación, murió camino a un hospital de la ciudad de Saladas. 

El hecho ocurrió en la tarde del sábado, luego de que la menor pasara un momento junto a un hermano en la plantación, tras lo cual sufrió una descompensación y se decidió trasladarla para su mejor atención al hospital María Auxiliadora, de mediana complejidad, situado en la ciudad de Saladas, a 54 kilómetros de distancia de Mburucuyá.

Desde la comisaría de esa localidad, distante a 150 kilómetros de la capital correntina, indicaron que intervienen en el caso, cuyo indicio, dicen, es el envenenamiento de la nena luego de que consumiera una mandarina tomada de una quinta de cítricos que habría sido fumigada.

De acuerdo con el reporte policial, la niña murió en el camino al centro sanitario y se determinaron acciones para profundizar la investigación con allanamientos en la zona de donde habría tomado la fruta.

Fuente: Télam

Ver más productos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Ver más productos