L os ciudadanos de la localidad bonaerense de Las Heras lograron el objetivo por el que lucharon día y noche: Milo viajó a Boston para operarse. El pequeño de un año sufre una inusual enfermedad cardiológica que lo obliga a vivir con la mitad de su corazón sin funcionar, por lo que una operación es la única solución a su problema.

La noticia de que el menor logró viajar a Estados Unidos significó un mensaje de esperanza y de triunfo para todos los lugareños que, de una forma u otra, aportaron su ayuda para que hiciera el viaje. De esta forma, Milo será operado en el Childrens Hospital de Boston, donde los médicos le harán una reconversión biventricular por la que le reconstruirían el ventrículo izquierdo.

La odisea del pequeño que en mayo cumple dos años comenzó antes de que naciera, cuando le detectaron síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, por lo que tuvo que ser operado tres veces en el país. Esta patología produjo que el lado izquierdo de su corazón no se desarrolle adecuadamente. Vanesa Kennedy, madre del niño, explicó que "es una cardiopatía congénita rara que afecta en especial a los varones. Los niños que no son tratados mueren".

La familia de Milo tuvo que sortear barreras burocráticas para que, finalmente, pudiera viajar a Boston. El problema surgió cuando la obra social Unión Personal, del personal civil de la Nación, se negó a solventar los costosos gastos que significa una operación de esta índole.

El caso llegó a la Justicia, la cual falló a favor de Milo el 29 de diciembre de 2017, por lo que la prepaga fue obligada a pagar el tratamiento del menor en el exterior. La operación y la rehabilitación tienen un costo de 250.000 dólares, por lo que fue vital que la obra social aporte la imponente cifra.

Sin embargo, toda la ciudad de Las Heras se movilizó para que la historia de Milo llegue a los medios y la ayuda provenga de todos los rincones del país. "La comunidad se moviliza. Somos un pueblo en el que nos ayudamos. Todo el mundo está involucrado", contó una vecina, y agregó que "se hicieron rifas y de todo para acompañar y poder agregar un granito de arena a la causa".

"Está en el momento justo. Cumple dos años en mayo de este año y sus órganos van creciendo, pero capaz el ventrículo no crezca a la par", señaló la mamá del pequeño, quien contó que "en agosto de 2017 fue evaluado por los médicos de Boston y la cirugía fue programada para el 6 de marzo".

Milo tuvo que pasar por una intervención fetal cuando su madre estaba embarazada de 27 semanas, y luego fue operado dos veces a corazón abierto: una a los 10 días de nacido y otra a los siete meses con un cateterismo previo. Ahora, Milo se enfrenta a la operación que le asegura una mejor vida.