Luego de responsabilizar al director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, por "una oleada de despidos masivos en los corredores viales", el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines ( Sutpa) advirtió que el personal paralizaría las tareas durante Semana Santa.

El secretario general del gremio, Sergio Sánchez -reemplazante del diputado nacional Facundo Moyano-, ratificó el compromiso de la organización de luchar por "cada puesto de trabajo hasta las últimas consecuencias" y adelantó que en el transcurso de Semana Santa se iniciaría "un grave conflicto en las rutas si no avanza el diálogo para preservar las fuentes laborales".
En el contexto de una campaña de difusión masiva, la Autopista Riccheri -puerta de ingreso al país desde el aeropuerto de Ezeiza- fue empapelada con afiches y lucía pasacalles en sus puentes para señalar a Iguacel como "principal responsable" de "la ausencia de obras" y de arriesgar en su gestión el empleo de 2.500 familias.

El Sutpa mantiene desde hace tiempo encuentros con las autoridades de Vialidad en procura de salvaguardar los puestos de trabajo de los afiliados en los corredores viales nacionales, que en breve serán licitados y adjudicados con participación público-privada.

Sánchez explicó que los actuales focos de conflicto son los peajes de Ameghino -que tiene 40 trabajadores sin posibilidad de reubicación-, Cipolletti -70 afectados- y las estaciones sobre la ruta bonaerense 11, un escenario que jaquea "la continuidad laboral de 400 empleados", aunque hay "inquietud" por "una probable onda expansiva", puntualizó. El último jueves, el Sutpa denunció que Iguacel "cesanteó a 300 trabajadores".

"Existe la posibilidad cierta de que se levanten estaciones de peaje, lo que dejaría en la calle a cientos de familias luego de adjudicar esos corredores. Iguacel procura avanzar sobre la actividad, que engloba a los cajeros de cabinas de cobro y a personal que presta servicios a los usuarios, como seguridad, balanzas y atención", afirmó el dirigente sindical.