Estudiantes del Colegio Nacional de San Isidro vivieron una tarde tensa el martes por la noche cuando la policía ingresó al Colegio en cuestión para evitar que los padres, docentes y alumnos pasen la noche en el establecimiento como vigilia para partir en la mañana del miércoles rumbo al Congreso de la Nación.

De acuerdo a la versión publicada en un comunicado por el centro de estudiantes alrededor, de las 6 de la tarde un grupo se acercó a la puerta del edificio "con el objetivo de entrar a contra turno para iniciar el proyecto de la vigilia, avalado por la asamblea realizada" más temprano.

La puerta del Colegio, copada por la policía (@juan_amorin)

"En el intento de ingresar nos encontramos con la negativa de directivos y ciertos docentes. Intentamos entrar de igual manera y en la discusión se generó un forcejeo que desencadenó en una disputa violenta entre un padre y el portero", según el comunicado que agrega que "el incidente terminó en un llamado a la policía quien rápidamente se aproximó al colegio".

Según reconstruyeron los alumnos, alrededor de 12 oficiales uniformados ingresaron al establecimiento "sin orden de allanamiento ni causa judicial". "Rechazamos totalmente su accionar y manifestamos que estas muestras de poder y presión no son aisladas, si no que pasan y están sucediendo en otros colegios", advirtieron los estudiantes que también criticaron a las autoridades escolares por "los intentos para obstaculizar el plan de vigilia cortando luz, agua y gas y suspendiendo clases".

Patrulleros en la cuadra del Nacional. (@Juan_amorin).

"Nosotros luchamos por un protocolo de género, por una ley de Educación Sexual Integral, por la ley de Aborto legal, seguro y gratuito y desde ahora les avisamos a las autoridades que no vamos a bajar los brazos", contó Valentina Mayol, miembro del Centro de Estudiantes del Nacional San Isidro. 

La abogada y referente de la Coordinadora contra la Represión Institucional y Policial (CORREPI), María del Carmen Verdú, dijo al respecto que si bien "frente a la denuncia y la flagrancia la Policía puede entrar a las escuelas, el episodio denota cómo juega el espíritu represor por parte de las autoridades del colegio".

Fuente: Télam