Por Francisco Martirena Auber
@martirena74

Por efecto directo de la megadevaluación, los precios de varios productos de la canasta básica familiar subirán en promedio un 17% a partir desde el martes con picos del 39%, con un impacto más fuerte en los comercios de cercanía que en los hipermercados, y días después del anuncio de Precios Cuidados.

Fuentes de las grandes superficies comerciales, de los supermercados provinciales y de autoservicios informaron a Crónica que empresas de primer nivel como Molinos remarcará sus productos un 23 por ciento; La Serenísima, 11%; Unilever, 12%; Bimbo, 15%; Arcor, 12%; café La Virginia, 17%; Fratelli Branca, 6%; y agua saborizada Sierra de los Padres, 23%, entre las firmas más conocidas del mercado.

En un segundo lote de marcas, la yerba Playadito subirá un 9%; la leche Purísima, 23%; lácteos Tregar, 11%; Castell aceitunas, 27%; y Monthelado (La Montevideana), nada menos que un 39 por ciento. En todos los canales comerciales, en tanto, también subió el precio del papel higiénico (18%) y huevos.

En un escenario donde se espera una inflación cercana al 4% para el mes de agosto, desde una de las cadenas dijeron a este medio que "sigue la ola de aumentos. Estamos claramente en el escenario de estanflación y no vemos una salida cercana".

Otras fuentes del retail, señalaron que las empresas apuestan todavía por la mayor rentabilidad, a pesar de la baja en el consumo, un fenómeno que se observa muy especialmente en el mercado argentino.

Luego del último trimestre del 2017 que tuvo un alza frente al año anterior por el cobro de incrementos en las paritarias, vino un período de ocho meses de caídas en el consumo. "En los supermercados, la situación es terminal porque los proveedores nos matan con los aumentos. Incluso en más de una cadena se habla de cierre de locales y despidos", expresaron.

Sobre el comportamiento del consumidor, se repite la variante de los meses previos ya que "la gente compra en cantidades reducidas, aunque venga varias veces en el mes. Además, sigue comprando marcas más baratas", señalaron.

Como se descartaba en el mercado, la disparada de la divisa estadounidense tiene y tendrá el inmediato reflejo en las góndolas, en parte por los componentes importados y también por las conductas especulativas que siempre aparecen en el empresariado, lo cual deriva en la licuación del poder adquisitivo.