Por Florencia Bombini
@florbombini

L a calidad de vida de un paciente con psoriasis consiste en acostumbrarse a convivir con una intensa picazón y con el dolor de tener la piel en llamas, que se suman a las miradas que puede recibir en la vía pública y que generan una tendencia al aislamiento.

No es fácil el día a día de estos 800.000 argentinos -aproximadamenteque padecen este mal, más allá de que no hay estadísticas certeras (se estima por extrapolación de datos de estudios realizados en el exterior).

"Cuando una persona tiene lesiones eritematosas que le arden y la obligan a rascarse el cuerpo constantemente, dejando escamas que son necesarias de barrer, notamos que la calidad de vida de los pacientes que sufren psoriasis es muy dolorosa. Es imperioso contar con un tratamiento que revierta la enfermedad y le posibilite al paciente contar con una vida normal, para que pueda realizar sus actividades como cualquier otra persona. El padecimiento no es sólo físico, sino también psicológico”, sostuvo el doctor Ricardo Galimberti, médico dermatólogo (M.N. N°43879) y titular de la cátedra de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

De esta manera, surgió un nuevo tratamiento que promete una mejora de entre el 90 y el 100 por ciento de las lesiones causadas por esta enfermedad inflamatoria autoinmune, que no tiene cura pero sí tratamiento.

La misma, denominada ixekizumab, consiste en un anticuerpo monoclonal aprobado recientemente en Argentina por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y está disponible en las farmacias del país.

Según el especialista, lo novedoso es que esta terapia logra una mejoría del 90 por ciento en 12 semanas, al tiempo que “un porcentaje significativo elimina por completo las lesiones en su piel”.

Al respecto, Galimberti señaló que “esto significa sencillamente que la enfermedad prácticamente deja de afectar su calidad de vida, en la medida en que pueda seguir el tratamiento, con todo el impacto que esto tiene en la vida social, laboral y afectiva de la persona”.

Sobre la enfermedad
El doctor Galimberti advirtió que la psoriasis no es un problema superficial, dado que “la piel es una ventana del organismo” y que “lo que se observa en ella es una expresión de procesos internos”.

Aunque en el 90 por ciento de los casos se manifiesta en forma de lesiones cutáneas, es una enfermedad compleja, que tiene su origen profundo en el sistema inmunológico.

Además, no hay una edad límite, aunque suele aparecer después de los 25 años, más allá que hay casos en niños “extremadamente raros”. La psoriasis representa cientos de complicaciones en el día a día y altísimos costos ocultos, por eso, al no existir una cura definitiva, el objetivo de los tratamientos es eliminar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.