Una familia cordobesa busca a "Ciro", el caballo que les fue robado y con el que su hijo que padece síndrome de Down hacía terapia y al que considera como "un hermano".

Matías, un chico hemipléjico con dicho trastorno, hacía equinoterapia, pero el 10 de febrero le robaron a su tan querido animal. A dos semanas de no saberse nada del caballo, la familia decidió divulgar el caso a través de las redes sociales para localizarlo.

Al parecer, notaron la ausencia del animal unos días después de que fuera robado, cuando otro hijo se percató de que dos candados de la tranquera en la que permanecía Ciro habían sido violentados y el caballo ya no estaba en el predio de la metalúrgica que tiene la familia, en Córdoba.

"Han roto unos candados y, pese al robo, a los ladrones se les escapó el caballo a la calle. Se trata de una mascota que está muy bien cuidada y no quisiera que el caballo tenga un fin inapropiado", pidió Roberto Gardiol, padre de Matías y dueño del caballo, quien espera que los vecinos puedan aportar datos, "ya que una mujer vio al animal corriendo desorientado por la ruta y dio aviso de la situación a la policía".

Según detalló, el caballo tiene dos años y era "de gran ayuda" para su hijo. Matías, de 32 años, aún no sabe que el caballo fue robado, ya que su padre no se lo contó porque tiene "esperanzas de encontrarlo".

Argentina fue un país precursor en la equinoterapia, y hoy cuenta con más de 100 centros donde practican la actividad. Esta modalidad terapéutica comenzó a implementarse en enfermedades ligadas a trastornos motores y neurológicos graves. Los profesionales sostienen que "el caballo es un ser sanador a través de su lenguaje corporal y emocional".

Para Matías, Ciro era una gran ayuda en su rehabilitación.