Desde el inicio de la pandemia del Covid, las estaciones de subte en funcionamiento se redujeron, hay 54 abiertas y 36 permanecen cerradas, y las situaciones insólitas que cada tanto se registran ese transporte púbico cayeron drásticamente. 

Sin embargo, el pasado miércoles por la tarde se registró un extraño episodio en la Línea D del subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires.

Los testigos fueron los pasajeros de la formación que arribó a la estación 9 de Julio alrededor de las 16.30. Los presentes vieron como los efectivos de la Policía de la Ciudad se llevaron a un hombre desnudo, de unos 30 años, detenido.

El incidente provocó una leve demora en el servicio y los pasajeros empezarona  escuchar gritos. "Me dejé la ropa en la bolsa", decía el hombre desnudo a los policías que lo escoltaban. Uno de ellos reingresó a la unidad y tomó su ropa.

El hombre venía viajando en el subte y comenzó a sacarse la ropa -durante el recorrido y ante la mirada sorprendida del resto de los pasajeros- hasta la completar su desnudez a la altura de la estación 9 de Julio.

En ese momento, avisaron de la situación a la Policía y los agentes lo obligaron a descender del vagón y le solicitaron que se vistiera.

Según rindicaron, el hombre dijo no tener sus documentos y estar en situación de calle. Y ya calmo, al no generar mayores disturbios, se le permitió irse. La situación quedó registrada en un parte policial.

La Línea D del subte retomó entonces su recorrido, unos siete minutos después del curioso incidente y recuperó su circulación normal.