Los trabajadores del subte y premetro comenzarán este lunes un plan de lucha en todas las líneas del servicio en rechazo al acuerdo paritario firmado la semana pasada por la Unión Tranviarios Automotor ( UTA) en representación de la actividad.

Las protestas comenzarán de 7 a 9 con la apertura matinal de los molinetes en la Estación San Pedrito de la línea A y continuará el martes con una huelga entre las 5 y las 7.30,  anunció el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), Roberto Pianelli.

Además, los metrodelegados informaron que el miércoles se abrirán molinetes en la Estación Juan Manuel de Rosas de la línea B de 7 a 9; jueves y habrá un paro en ese ramal el jueves de 5:30 a 7:30

Estas medidas serán parte de un cronograma de huelgas y apertura de molinetes que se extenderá durante cinco días y afectará a todas las líneas y el Premetro, señaló el sindicalista y también secretario de Salud Laboral de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA).

El jefe de la UTA y secretario de Vivienda y Turismo de la CGT, Roberto Fernández, acordó el jueves con el ministro de Trabajo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Ezequiel Jarvis, un aumento salarial anual del 15,02 por ciento en tres tramos en representación de la totalidad de los trabajadores de subterráneos, luego del fallo de la Corte Suprema de Justicia, que derogó la personería gremial que ostentaba la Agtsyp.

"La intención no es afectar al usuario sino provocar que los funcionarios recapaciten. Fernández y el ministro de Transporte Guillermo Dietrich deben saber que los trabajadores de la Agtsyp no están dispuestos a que les reduzcan el salario”, dijo Pianelli respecto al acuerdo firmado sin su participación.

El acuerdo firmado por Fernández y Jarvis dispone un aumento del 15,02 por ciento en tres cuotas, a aplicarse un 5,7 por ciento entre marzo y julio, otro 5,7 desde agosto a noviembre y un 3,8 por ciento entre diciembre de este año y marzo de 2018.

El convenio, que se aplica desde febrero, incluyó la cláusula de revisión para septiembre próximo y el pago de otro 3,5 por ciento en mayo por la cláusula gatillo de 2017.