Una pareja de Mendoza decidió usar el Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) para abrir un merendero en Villa Atuel, donde viven, y ayudar a los que más lo necesitan. Si bien el matrimonio está desempleado y tiene un hijo de dos años, priorizaron la solidaridad. Yanel Ríos y su esposo Mauricio se quedaron sin trabajo en medio de la pandemia de coronavirus y por eso se anotaron para recibir la ayuda económica que implementó el gobierno de 10.000 pesos mensuales.

Con ese dinero un día decidieron armar un merendero donde reciben a chicos de todas las edades. "Mi marido se levantó una mañana con la idea de que quería poner un merendero y me preguntó qué me parecía si lo hacíamos en casa. Le dije que sí. Nosotros alquilamos y tenemos un patio grande. Tres días demoró en organizar todo y yo hice una página en Facebook para que la gente nos ayudara con donaciones", explicó la mujer.

El 5 de agosto, día que abrieron el merendero Corazoncitos Felices de Villa Atuel, recibieron a 21 chicos y ahora, a menos de dos meses de su iniciativa, la cifra creció y ya son 41 los que acuden a la casa de la pareja en búsqueda de algo para comer de lunes a lunes. "Nosotros tenemos un hijo de dos años que todavía toma teta, entonces la leche que me dan en una salita para él, la usamos para el merendero y con eso empezamos".

Ríos también detalló que, además de los menores, también acuden algunos adultos: "Vienen mamás con sus hijos chiquitos y nosotros les damos una botellita con leche y una bolsita con una masita o algo, porque al principio podíamos recibirlos en la casa porque no había casos positivos de coronavirus en Villa Atuel pero después sí, entonces y por una cuestión de protocolo, ahora sólo pasan buscar la merienda".

La pareja está sin trabajo, ya que el hombre hacía algunas changas de pintura, pero por la pandemia eso quedó trunco: "Nos vinimos a alquilar y empezamos con el merendero. Pagamos el alquiler y los impuestos y lo que nos queda lo usamos para empezar a comprar cosas", sostuvo.

Enterados de su iniciativa, muchos vecinos comenzaron a ayudarlos con lo que podían: "Siembre hay alguien que nos sorprende con algún dulce casero o una leche. Gracias a Dios, por eso estamos funcionando todos los días", precisó.

La pareja, que se mudó hace poco, no cuenta con una heladera para guardar lo que les traen y eso les genera una complicación, aunque se las arreglan como pueden: "Un hombre nos da diez litros de leche de vaca en botella por mes y la tengo que llevar hasta lo de mi mamá para que mantengan el frío", completó Yanel.

En Facebook, para quienes quieran ayudarlos, la cuenta de este merendero es Corazoncitos Felices Villa Atuel.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos