Los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) realizaron un nuevo paro de actividades entre las 5.30 y las 7.30 en la línea H, y por la tarde realizarán un plenario de delegados para analizar los pasos a seguir, en el marco del plan de lucha que realizan desde mediados de abril en contra del acuerdo paritario.

Los metrodelegados rechazan el acuerdo firmado entre la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que establece un aumento del 15,2 por ciento, a cobrar en tres tramos.

Los gremialistas argumentaron "pérdida adquisitiva del salario" y "la falta de representatividad de los trabajadores del subte" por parte de la UTA, el gremio firmante de la paritaria, según señalaron hoy a la prensa el secretario adjunto del gremio, Néstor Segovia; y el secretario general, Roberto Pianelli.

Allí Segovia señaló que "el Gobierno no escucha el reclamo de los trabajadores" y calificó la jornada de paro de este jueves como "exitosa, entre comillas, ya que hacer paro no es grato para nadie". Sin embargo, dijo que se ven "obligados a seguir peleando" para que los escuchen y convoquen para "sentarse a dialogar". Finalmente indicó que esta tarde harán un plenario de delegados para ver cuáles serán los próximos pasos a seguir. 

En tanto, Pianellli consideró que si bien el acuerdo paritario fue firmado por la UTA, "los que fueron votados y tienen la representación de los trabajadores del subte somos nosotros", en referencia a su propio gremio.

"Esto es una actitud autoritaria que no podemos permitir porque nos mete la mano en el bolsillo a los trabajadores, haciéndonos perder entre un 10 y un 15% del nivel adquisitivo del salario en un año", dijo Pianelli en la improvisada conferencia de prensa que brindaron en la línea H.

Las protestas se originaron cuando la UTA (que agrupa a otro sector de trabajadores del subte) acordó una mejora salarial anual del 15,02% en tres tramos para todos los empleados de subterráneos y el Premetro, que también incluyó la aplicación de una cláusula de revisión para septiembre próximo y el pago de otro 3,5% a principios de mayo por la cláusula gatillo de 2017.

Los metrodelegados lo consideraron "insuficiente" y pidieron participar de la negociación, lo que les fue negado después de que Corte Suprema dejara firme (en marzo último) la sentencia que declaró la nulidad de la resolución del Ministerio de Trabajo (de noviembre de 2015) que les otorgaba la personaría gremial.

En ese marco, la empresa Metrovías, concesionaria del servicio de subtes, afirmó poco después de iniciarse las protestas que realizó "la denuncia correspondiente ante las autoridades laborales" por la protesta de los metrodelegados.

Además recordó que la negociación salarial "fue rubricada por las partes intervinientes" y lamentó que la decisión gremial "sea una vez más, afectar a los usuarios".

El miércoles, en la tercera semana de protesta, los trabajadores liberaron los molinetes de 7 a 9 en varias estaciones de la línea H que se extiende entre las cabeceras Las Heras, en Barrio Norte, y Hospitales, en Parque Patricios.

Según los dirigentes gremiales la modalidad de la protesta -consistente en la liberación de molinetes por dos horas y la realización de paros al día siguiente, línea por línea-, apunta a dar "previsibilidad al pasajero".

Fuente: Télam