"Pido a gritos ayuda a la gente", expresó con profunda desesperación Patricia, abuela de un pequeño que sufre una grave enfermedad y que fue abandonado por su propia madre. La vivienda en la cual residen la mujer y el niño se encuentra en condiciones de extremo deterioro, y como desencadenante de ello en las últimas horas ambos sufrieron mordidas de ratas. Por lo tanto, la damnificada implora una acción solidaria, y principalmente "una vivienda digna".

En la localidad platense de Ringuelet reside Patricia, de 52 años, junto con Facundo, quien presenta una paraplejia aplasia y mielomeningocele con espina bífida. Por esta enfermedad el pequeño, de tan sólo 4 años, no puede desplazarse por sus propios medios. Un cuadro de salud que influyó no poco en la sorpresiva decisión de la madre del niño, e hija de la mencionada mujer, quien se alejó del domicilio. En este sentido, su madre señaló a Crónica que "sufrimos abandono de persona porque hace un mes y medio nos dejó por un hombre".

Producto de la determinación de su hija, la abuela debió renunciar a su actividad laboral y enfocarse en el cuidado del menor. Por ello, la desconsolada Patricia no cuenta con ingresos propios, ni siquiera con la pensión por discapacidad, dado que no cuenta con la guarda provisoria, requisito legal que está en trámite, mientras el dinero continúa siendo recibido por la mamá de Facundo. Ante semejante apremio económico, las penurias se incrementan y se agudizan, siendo su mayor muestra el detrimento del estado de su casa.

"Es una situación de tristeza y de dolor".

En referencia a ello, su propietaria señaló que "está destrozada; necesito una vivienda digna". Un ruego que se tornó aún más urgente en la madrugada del último martes, cuando "sentí una mordida y me desperté. A pocos metros vi una rata. Dios quiso que en ese instante se me diera por levantar la sábana, y observé un charco de sangre y cómo otro roedor le mordía los piecitos a mi nieto". Un relato desgarrador, escalofriante y que causa impacto, incluso a la propia protagonista, quien reconoció que "estoy horrorizada, en pánico, porque si bien soy pobre, siempre fui limpia y es horroroso lo que nos pasó. Es una situación de tristeza y de dolor".

Una abuela que lucha por sus nietos

Una experiencia límite que impulsa a Patricia a dejar en claro que "no voy a bajar los brazos por mis nietos. Voy a seguir luchando pese a todo". Pese al abandono de su hija, y a la violencia que también sufrió a manos de su hijo, anteriormente, ella está dispuesta a brindar todas sus fuerzas por el bienestar de su nieto y para ello acude a la solidaridad de todos.

"Constantemente recibimos ayuda de vecinos, de conocidos y de extraños, así nos mantenemos. Pero por las condiciones de vida, necesito más colaboración, en todo lo que la gente quiera sumar, desde una silla hasta ropa", y al mismo tiempo requiere de las autoridades pertinentes para alcanzar su anhelo de vivir dignamente. Diferentes muestras que la mujer aguarda recibir al (0221) 15-639-0554.

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos