Quince alumnos de electromecánica de una escuela técnica de la localidad bonaerense de Villa Elisa inventaron una máquina expendedora de mate que sirve el agua a temperatura justa y, además, despacha yerba y azúcar. Se trata de un artefacto rectangular que se apoya sobre una mesa y posee un espacio para colocar el termo, por donde sale agua caliente a 85º; otro desde donde cae la yerba y un tercero del que se sirve el azúcar. Todos pueden accionarse por medio de pulsadores.

"La idea nació porque los chicos no tenían de dónde sacar agua caliente para el mate. Entonces, como máquinas expendedoras de agua caliente hay en todos lados, pensamos en hacer algo que fuera más allá y tire también yerba y azúcar", contó Daniel Ruiz, profesor de electromecánica de la Escuela Técnica Nº 2, quien orientó a los alumnos en el proyecto.

En ese marco, el docente agregó: "Nos pusimos a trabajar y después de dos meses la terminamos. La máquina está hecha en base a materiales reciclados que fuimos reuniendo: hierros que había en taller del colegio, un pedazo de lavarropas que trajo uno de los chicos, cosas que yo tenía en mi casa y chapas que encontramos en la calle".

Sobre el funcionamiento, explicó que las cantidades tanto de yerba como de azúcar son las que se emplean normalmente para un mate de tamaño estándar y para la caída de esos ingredientes se colocaron motores.