Varias organizaciones rurales, campesinas y de la agricultura familiar llevaron adelante una nueva marcha en el Ministerio de Agroindustria, en la cual entregaron un petitorio exigiendo una reunión con los funcionarios en pos de atender sus pedidos, entre los cuales figuran la restitución total del Monotributo Social Agropecuario y políticas concretas que financien a los pequeños productores.

La concentración tuvo lugar en el Parque Lezama, donde los manifestantes con carteles y un tractor que abrió el paso en plena avenida Paseo Colón, comenzaron su caminata hacia las puertas del Ministerio de Agroindustria (cita en dicha avenida al 900) para hacer escuchar sus reclamos ante los funcionarios nacionales de dicha cartera.

Uno de los integrantes de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), Nahuel, le comentó a Crónica que "en La Rural hicimos una acción de sensibilización, y ahora estamos yendo al ministerio para exigir al gobierno que de medidas urgentes de apoyo al sector que produce alimentos todos los días. Por eso, hoy vamos a presentar una nota de pedido de audiencia para llegar a una solución y demostrarle al gobierno que todas las organizaciones de la agricultura familiar está junta y unida por una misma causa que tiene que ver con la defensa de los derechos de los pequeños productores".

A pesar de la lluvia reinante, los manifestantes se hicieron presentes y a la hora de reflejar cuáles son sus pedidos, Nahuel agregó que "estamos reclamando la no quita del monotributo social agropecuario, ya que el gobierno anunció que la quitará. Por otro lado, estamos pidiendo políticas de apoyo como son precios diferenciados de combustible, la reglamentación de la ley de agricultura familiar, la reincorporación de todos los despedidos del estado que trabajaban con nuestro sector en asistencia técnica, eso dentro de otras situaciones más generales como pasa con todo el pueblo argentino hoy por hoy".

Otro de los problemas que enfrentan pos pequeños productores es la competencia que sufren "desde afuera", ya que "hay mucha importación de productos y alimentos que compiten directamente con la producción nacional, o sea que cada gramo de alimento que se importa a la Argentina es un gramo menos que se consume de la producción local".