Luego de la conmoción que provocó la tragedia del miércoles en el kilómetro 370 de la Autovía 2, donde un micro se despistó, volcó y provocó la muerte de tres pasajeros, este jueves el chofer de la unidad de la empresa Rutamar, Adrián Cristian Ravetini, se negó a prestar declaración indagatoria.

El conductor, que fue detenido inmediatamente después del hecho por orden del fiscal de delitos culposos Rodolfo Moure, fue trasladado a tribunales este jueves por la mañana junto a un abogado particular. Sin embargo, hizo uso de su derecho de negarse a declarar.

El representante del chofer, que se encuentra imputado del delito de homicidio culposo agravado, presentó un pedido para que se le conceda la excarcelación, mientras que el fiscal Moure solicitó que la aprehensión sea convertida en detención.

El juez de garantías Daniel De Marco tiene cinco días hábiles para resolver ambos planteos, por lo que mientras tanto el imputado seguirá alojado en la Unidad Penitenciaria 44 de Batán.

En el trágico siniestro murieron tres hombres: Santiago Ayerzi, Manuel Obregón y Cristino Moudelle.

Escalofriante

"Pa, ya estoy llegando", le avisó por mensaje Santiago Ayerzi a su papá, y al mismo tiempo compartió con él su ubicación en tiempo real para que lo siguiera desde la pantalla del celular.

Nadie había informado todavía de un accidente, y como el ómnibus no llegaba a la terminal, el hombre buscó la aplicación de mensajería en su teléfono: el globito que indica la localización de su hijo titilaba detenido en la Ruta 2. Fue hacia ese lugar y se encontró con la peor noticia.