La cuarentena en Santa Fe se encuentra en la fase 5, es decir, hay una importante apertura, pero no todas las actividades ya fueron retomadas y los que permanecen cerrados atraviesan una situación muy crítica. Uno de ellos es Sergio Dalmasso, quien continuó el legado que su abuelo inició en 1950: el de las calesitas. "Se olvidaron de nosotros", lamentó.

Desde que la pandemia llegó al país, el hombre, de 58 años, debió cerrar sus dos calesitas, una de ellas ubicada en Funes y la otra en el parque nacional de la Bandera en Rosario. "Acá abrieron todos los restaurantes, bares, hoteles, shoppings, pero se olvidaron de nosotros. No nos han tenido en cuenta como rubro", expresó Dalmasso, quien no se resigna a cerrar el negocio que inauguró su abuelo en 1950.

Sin embargo, las cosas no van en la dirección que quisiera y la economía, después de cuatro meses sin poder trabajar, se puso cada vez más apremiante. "Cuando empezó todo esto pensé que íbamos a estar 40 días, pero el tiempo pasó y ahora ya no sé qué hacer. Vendí todo: vehículos, dólares, oro", contó y agregó que tuvo que tomar una muy difícil decisión: "Me deshice de todo y ahora no me quedó más que desarmar la calesita y vender los caballitos. Siento una tristeza enorme porque uno ya vivió crisis, como la del 89 o la del 2001, pero esta es la primera que no te dejan trabajar. La primera vez que facturé cero".

"En un principio puse en venta el carrusel, pero ¿quién iba a comprar una calesita hoy? Nadie. Entonces, la única solución que encontré fue vender los caballitos", agregó. Mientras aguarda que llegue el ansiado momento de la autorización para abrir, aseguró que "todos los calesiteros" la están "pasando muy mal".

"Deberían tener en cuenta que nosotros podemos controlar haciendo buen protocolo y cuidar a los chicos. Si pudieron abrir las ferias populares, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros?", se preguntó.

Una historia familiar

Desde 1950 que la familia Dalmasso está vinculada a las calesitas. Todo comenzó con su abuelo. "Somos pocos en esto, y por lo general viene de tradición, se hereda. Todo empezó cuando mi abuelo viajó con mi papá a Alta Gracia, en Córdoba. Ahí vio una calesita por primera vez, era el año 1950. Y también vio un poco el negocio. Como en ese momento en Rosario no había calesitas, habló con mi abuela para vender su casa y así poder comprar su primer carrusel. Y ahí empezó todo. Se instalaron en Rosario y después, pasó la vida", concluyó.

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos