Matías, uno de los héroes playeros (José Silva/La Opinión Austral).

Mientros los ecos del depravado detenido por espiar a una nena de 3 años en Río Gallegos siguen resonando, se supo que el sujeto de 33 años fue liberado por la justicia y uno de los cuatro playeros de la estación de servicio donde se produjo el hecho, contó lo ocurrido.

Matías Nicolitich es uno de los trabajadores que detuvo al sujeto, y contó a La Opinión Austral que "el acosador apareció en la estación e ingresó al baño de hombres. Salió un minuto y volvió a entrar, esta vez al baño de mujeres".

"La nena luego entra, mientras su tío la esperaba afuera. Cuando éste ve salir al hombre del baño donde estaba su sobrina, lo va a increpar", relató el joven, quien agregó que "pega un grito y pide que llamemos a la Policía", contó y en ese momento, el hombre salió escapando.

En el lugar, dejó su camioneta estacionada y los playeros creen que algún familiar fue hasta el lugar a buscarla por él. "No es la primera vez que pasa, una vez hubo un hombre que se 'tocaba' en el baño de mujeres", señaló.

El acosador terminó tras las rejas, luego de que los jóvenes trabajadores de la estación ubicada en rotonda Bark dieran el aviso a la Comisaría Sexta. Sin embargo, en la tarde del lunes, la Justicia lo dejó nuevamente en libertad.

Sobre su liberación, Matías lamentó la decisión de la justicia, pero dijo que "ya no le van a quedar ganas de hacer lo mismo".

También aseguró que no están preparados para estas situaciones. "Es lo que nos salió desde uno como padre o de tener familiares chiquitos", indicó y expresó: "Cuando me enteré lo que había pasado, yo que tengo un nene de 7 años, te da una impotencia".

El trabajador sostuvo que ya ocurrieron cosas en el sitio (José Silva/La Opinión Austral).