Al menos siete escuelas, entre ellas las emblemáticas Nacional Buenos Aires, Mariano Acosta y Carlos Pellegrini, levantaron este lunes las tomas que mantenían desde el 29 de agosto pasado contra la reforma a la escuela secundaria en la Ciudad de Buenos Aires y se espera que este martes lo haga otra tanda de establecimientos educativos, cuyos estudiantes planifican movilizarse.

La decisión de los estudiantes se tomó tras las declaraciones del ministro de Justicia Germán Garavano que ratificó la ilegalidad de las ocupaciones de los colegios, pese a un fallo contrario de la jueza Elena Liberatori y la decisión de los fiscales porteños de accionar contra los padres de los alumnos que tomen escuelas. 

Las asambleas estudiantiles de los colegios Carlos Pellegrini, Nacional Buenos Aires, Manuel Belgrano, Juan Pedro Esnaola, Nacional 17, Lenguas Vivas y Nicolás Avellaneda decidieron suspender las tomas y avanzar con otras medidas para hacer público su reclamo.

"Entendemos que la toma es una de las medidas de fuerza que pueden tomarse y que nos ha permitido estar en agenda nacional y que la sociedad debata esta reforma. Pero creemos que es momento de pasar a otras medidas de fuerza que nos permitan reunir a más compañeros”, expresó Manuel Ovando, representante del centro de estudiantes del colegio Lenguas Vivas.

En este sentido, Ovando anticipó que el próximo martes a las 14 habrá una marcha y concentración al Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (Av. Paseo Colón 255), donde a las 16 los estudiantes darán una conferencia de prensa.

"Queremos manifestar nuestro pedido y qué es lo que queremos: una suspensión de esta reforma. Pero decidimos que la toma no es el camino más adecuado hoy”, dijo Victoria Camino, secretaria general del centro de estudiantes del Colegio Pellegrini.

En tanto, se espera que los colegios Normal 8, Normal 5, Danzas 1 y de Trabajadores Gráficos definan en asambleas entre esta tarde y mañana si suspenden las tomas. Se espera que el resto de las instituciones decida los mismo mañana por la mañana como muestra “de buena voluntad”.

"La idea es discutir en las asambleas de cada escuela si se pasa a un cuarto intermedio con las tomas y volver a exigir la prórroga de la aplicación de la reforma por un año para, durante 2018, crear un congreso pedagógico en el que participemos todos los actores”, expresó Agustín Prieto, del Centro de Estudiantes del Mariano Acosta.

Y continuó: “La idea es que en ese congreso estemos estudiantes, padres, docentes, directivos y autoridades y podamos dar una discusión profunda en relación a la escuela y que las conclusiones sean las que sirvan de insumo para la reforma, porque nosotros sabemos que hace falta reformar la escuela secundaria”.

Por su parte, el fiscal porteño Carlos Fel Rolero Santurian, quien centraliza todas las denuncias por las escuelas ocupadas, indicó que “nosotros estamos actuando en una instancia inicial que es verificar o no la comisión de un delito, que presuntamente sería el de usurpación; pero no tenemos a nadie identificado”.
 

Santurian está a cargo de la Fiscalía N° 31 y trabaja desde hace cuatro semanas con las denuncias de los directivos de las escuelas quienes, al no tener la potestad sobre el patrimonio del colegio cuando se producen las tomas, informaron de la situación a las comisarías.

"Tenemos 16 escuelas que están judicializadas. Es decir, hay 16 escuelas en las que se está investigando un presunto delito; de ellas en cuatro se levantaron las tomas a partir de las reuniones que hemos sostenido con los diferentes actores”, describió.

El fiscal remarcó que en las numerosas reuniones que tuvieron con alumnos y padres no pidieron datos, por lo que no hay nadie identificado. “El espíritu es lograr que los chicos desistan de la medida a partir del diálogo”, indicó.

La denominada “Secundaria del Futuro” que propone modificaciones en las formas de enseñanza y prácticas educativas en empresas, ONG’s o instituciones públicas para alumnos del último año, entre otros cambios, comenzaría a implementarse en 2018 en unas 23 escuelas y avanzaría por etapas hasta alcanzar los 140 establecimientos de educación media de la ciudad.

La semana pasada, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, sostuvo una reunión con representantes de los distintos centros de estudiantes que protagonizan las tomas e invitó a los jóvenes a reunirse esta semana en grupos más reducidos y “por regiones”.

"Mañana tendrán lugar en el ministerio las primeras dos reuniones de las ocho que la ministra se comprometió a darles a los estudiantes. Serán para aclarar dudas respecto de la reforma. Nuestra idea, sin embargo, es que no acaben ahí y que haya reuniones todos los sábados hasta fin de año para explicar todo lo que haga falta a los alumnos”, dijo Andrea Bruzos, subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa.

Sin embargo, el representante del Mariano Acosta afirmó que no aceptarán esos encuentros “porque el tema de las regiones no soluciona nada. En una misma comuna puede haber escuelas artísticas, técnicas o de otro tipo, cada una con necesidades específicas. Pero, además, no vamos a concurrir porque son reuniones no vinculantes”.