Los vecinos de El Palomar denunciaron a un hombre por olores nauseabundos constantes y un foco infeccioso que crece cada día no son producto de un basural a cielo abierto sino de un vecino con disposofobia. Se trata de una enfermedad que lo hace acumular, en este caso basura, en su casa y por lo que muchas veces se hace referencia como "Síndrome de Diógenes".

"Hace más veinte años que vivimos así, y cada vez es peor", sostiene la vecina de la calle Guarani, entre Serapio Villegas y colectora. "La Municipalidad de Morón se lava las manos" ante esta situación que afecta a todo el barrio, aclara.


Según dan testimonio, el hombre, de nombre Jorge Ramos, responde violentamente a los pedidos de la gente. "Vivo al lado y recibo todas las agresiones que te puedas imaginar", señala Clara.
"A mi marido y a mi nos ha pegado y lastimado por intentar barrer la vereda, nos tiene bajo constantes amenazas; a otra vecina casi le derriba la puerta a palazos, corrió su marido con un cuchillo; tenemos que recurrir al 911 para evitar que invada también nuestras veredas con la basura", denuncia la mujer que espera la respuesta del Estado.

Matías, un vecino de la cuadra, contó a los medios que "antes había agentes sociales que lo atendían (a Jorge), ahora no hay nadie". Además, se supo que personas de la zona trataban de ayudarlo pero luego la relación se volvió insostenible debido a la violencia del hombre. "Hace necesidades en bolsa y las tira en la utopista".

Crónica dialogó con Jorge, quien intentó aclarar la situación y dar su punto de vista. 

"No es basura. Hay bolsones que están cargados con cartón, cartón y nada más, no es basura. Pasa que desde que está el gobierno de Macri ya no pasan a buscar los cartones, no están haciendo nada. Hay un juicio ahora con el intendente, por restado de abandono".

"Yo estoy enojado con los vecinos, porque ellos están acusados de haberme prendido fuego la casa. Además, me han matado los gatos, me mataron dos perros".

Al ser consultado sobre si es cierto que intentó pegarle a vecinos, Jorge respondió: "No, es mentira, a mi nadie me vino a buscar, ni nada, y el inspector Herrera me dijo que, cualquier problema que tenga, vaya a verlo a la UFi 6". Al respecto agregó: "las denuncias son falsas y están fuera de la Ley".

Mirá la entrevista completa