El hecho ocurrió en Bavanera, en la calle Perón al 2500, donde el vendedor Maximiliano Gómez (26) ofrecía sándwiches de salame y queso caseros.

El joven fue abordado por dos efectivos de la seccional 7ma que lo rodearon y comenzaron a labrarle un acta por violar el artículo 83 del Código Contravencional, que castiga con multas el uso indebido del espacio público.

Un vecino capturó la imagen, la subió a Twitter y se viralizó muy rápidamente. Fuentes de la Policía de la Ciudad aseguraron que el vendedor no fue detenido ni esposado, sino que se le labró un acta por la contravención y se le secuestró la mercadería porque no contaba con los controles bromatológicos.

Miles de usuarios de Twitter se solidarizaron con el chico, e incluso uno que logró comunicarse con él fue autorizado a publicar su teléfono celular para que pudiera comenzar a vender a domicilio.

El debate se trasladó a las redes sobre si este tipo de productos están habilitados para venderse o no, en la vía pública.