Al menos seis personas murieron  y más de 30 resultaron heridas este jueves tras un intenso tiroteo en Beirut, durante  una manifestación que solicitaba la destitución de un juez quien lleva adelante la investigación sobre la explosión del puerto en agosto de 2020, donde hubo más de 6.500 personas heridas y unas 200 fallecidas. Aseguran que esta es la peor ola de violencia de la última década. 

Fue la Cruz Roja Libanesa la que informó de las seis muertes durante los enfrentamientos armados en la capital.

El ministro del Interior de Líbano, Bassam Mawlawi, aseguró a periodistas y medios locales que fueron francotiradores y hombres armados los que le  "dispararon a la gente en la cabeza", mientras que cuatro cohetes B7 fueron disparados al aire. 

Este jueves marchaban hacia el Palacio de Justicia de la ciudad cientos de partidarios de Hezbolá, respaldado por Irán, y su principal aliado chiíta, Amal, cuando francotiradores comenzaron a disparar contra los manifestantes. 

Encapuchados, disparaban contra los manifetantes desde los techos, las esquinas y tras los contenedores de basura. 

Tanto los manifestantes como los periodistas intentaron esconderse de la balas como pudieron. 

El epicentro de la violencia fue el barrio de Tayouneh, que se encuentra cerca del lugar del nacimiento de la guerra civil libanesa de 1975-1990.

Los ataques fueron durante horas y recién los ciudadanos volvieron a las calles cuando los equipos de la Cruz Roja y de Defensa Civil del Líbano evacuaron a los residentes aterrados por las detonaciones de las bombas.

Hezbollah y Amal acusaron en una declaración conjunta al partido cristiano de derecha, Las Fuerzas Libanesas, de ser los responsables de ataques de francotiradores. Ese mismo partido había amenazado previamente con eviar  contramanifestantes a las protestas que estaban previstas para este jueves aunque hasta el momento no se hicieron eco de las acusaciones.

"Está claro que quienes dispararon contra los manifestantes eran grupos armados organizados que han estado planeando este ataque desde ayer", dijo a CNN un alto funcionario de Hezbolá. "No responderemos. Quieren arrastrarnos a una contienda civil y no queremos sembrar contienda civil".

La explosión en el puerto de Beirut en 2020

Según Amnistía Internacional, las autoridades libanesas "han pasado el último año obstruyendo descaradamente la búsqueda de la verdad y la justicia"· tras la explosión del puerto de Beirut, ocurrida en agosto de 2020. 

La letal explosión en el puerto de Beirut fue en agosto de 2020.

La explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que se produjo en el puerto de Beirut,  mató a 217 personas e hirió a otras casi 7.000, lo que también ocasionó el desplazamiento de 300.000 personas y causó una destrucción generalizada, cuyos devastadores efectos afectaron a edificios situados en un radio de 20 km, explicó la organización de derechos humanos. 

La explosión, una de las mayores explosiones no nucleares de la historia, causó una devastación generalizada y un inmenso sufrimiento. Las autoridades libanesas prometieron una investigación rápida, pero en lugar de eso han bloqueado y paralizado descaradamente la acción de la justicia a cada paso, a pesar de la incansable campaña que llevan a cabo supervivientes y familiares de las víctimas para que se haga justicia y se establezcan responsabilidades penales”, expresó Lynn Maalouf, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Así fue la explosión en el puerto de Beirut en 2020