El Quinto Foro Internacional del Holocausto en Jerusalén, en el que participó el presidente Alberto Fernández junto a otros 40 líderes mundiales, tuvo dos mensajes principales: por un lado, todos los oradores coincidieron en advertir sobre el auge del antisemitismo y la necesidad de combatirlo. Como ejemplo, tomaron el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina ( AMIA).

El encargado de abrir el foro fue el anfitrión de la jornada, el presidente israelí Reuben Rivlin, quien destacó que su país es "una democracia fuerte y un Estado que requiere socios en la lucha contra el racismo y el nuevo antisemitismo que surge hoy en forma preocupante".

Desde la primera fila del auditorio del Museo Yad Vashem, en Jerusalén, Fernández y la primera dama Fabiola Yañez escucharon al mandatario anfitrión y a los siguientes oradores.

Fernández, su compañera Yáñez, junto a líderes mundiales (Foto: Télam).

Para advertir sobre la vigencia del antisemitismo, que no pudo ser erradicado tras la Segunda Guerra Mundial, exhibieron un video que mostró como primer ejemplo el atentado contra la sede de la AMIA, el 18 de julio de 1994, que dejó un saldo de 85 muertos.

Además el material incluyó imágenes de los ataques en la ciudad belga de Amberes, en 1981; en París y Roma en 1982; en Copenhague en 1985; y en Pittsburgh en 2018.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, por otro lado, abordaron su confrontación con Irán.

Netanyahu vinculó en un relato temporal, sin desvíos, el genocidio cometido en el mayor campo el exterminio nazi Auschwitz en la Segunda Guerra Mundial y su actual política exterior y de Defensa.

También celebró "el esfuerzo del presidente (de Estados Unidos Donald) Trump para combatir a Irán", al que calificó como "el régimen más antisemita del mundo".

"El Estado judío ha aprendido las lecciones del Holocausto", concluyó el premier y convocó a todos los líderes internacionales presentes a sumarse a la política estadounidense contra Irán, al tiempo que les advirtió que "lo que comienza con el odio a los judios no termina con el odio a los judíos".