El gobierno comunal de Roma confirmó que va a utilizar a su gusto el dinero que los turistas arrojan a la tradicional Fontanta di Trevi. Hasta el momento, el 1,4 millón de euros que recauda por año es destinado a obras de beneficencia de Cáritas. Por día, al monumento construido en 1762 son arrojados unos 3.800 euros, que estaban destinados a obras de caridad, por lo que la decisión de las autoridades de la Ciudad Eterna generó malestar.

Por lo tanto, están previstos contactos durante esta Semana Santa para rever la decisión o, por lo menos, para que la entidad benéfica siga recibiendo el dinero, al menos, hasta fin de año.