El origen del universo es una de las grandes incógnitas de la ciencia, y es muy probable que nunca se sepa con certeza que fue lo que pasó ya que no podemos viajar a presenciar el comienzo de la realidad como la conocemos. A pesar de esto los expertos dibujan teorías hace siglos, y una de las más popuares involucra a los misteriosos agujeros negros.

La astrofísica Anna Ferré-Mateu explica para El País una de las teorías alternativas al Big Bang, la conocida hipótesis que el universo comenzó con la explosión de una singularidad. "Una singularidad es un punto en el que una cantidad enorme de materia está muy condensada en un espacio físico muy, muy, muy pequeño. En ese punto, las leyes físicas que rigen en el resto del universo, las cuánticas y las de la relatividad, dejan de funcionar", cuenta la experta.

Ferré-Mateu presenta una alternativa a la popular teoría, una hipótesis que involucra el multiuniverso. A no confundirse con las ficciones de Marvel, la científica aclara que la teoría del multiuniverso "no significa que haya varios universos cada uno con su realidad diferente, sino que estando en la misma realidad pueda haber varios universos".

Partiendo de esta base, la hipótesis primero planteada en 2010 sugiere que en un universo madre existió un agujero negro supermasivo, un tipo de agujero negro con varios millones de masas solares que suelen encontrarse en el corazón de las galaxia. "Al aparecer esa singularidad, podría haberse desencadenado la creación de nuestro universo, de manera que estaría en el interior de ese agujero negro que existe dentro del otro universo", expresó la astrofísica.

El universo podría existir dentro de un agujero negro.

El resultado ubicaría a nuestro universo dentro de un agujero negro, que a su vez está dentro de otro universo madre. Lo mas interesante y tal vez frustrante de esta posibilidad es que nunca lo sabríamos, ya que al estar dentro de un agujero negro "no podríamos ver lo que hay fuera porque eso es precisamente lo que define un agujero negro", agregó Ferré-Mateu.

Agujeros negros, los protagonistas de los premios Nobel 2020

En la pasada edición de los premios Nobel, el galardón en el área de ciencias fue otorgado al británico Roger Penrose, el alemán Reinhard Genzel y la estadounidense Andrea Ghez por probar la existencia de un agujero negro supermasivo en el centro de nuestro universo.

Algo tan simple como tomar una foto de uno de estos fenómenos astronómicos representó un gran desafío para la ciencia, y aún existen muchas interrogantes al respecto.