La muerte de una mujer de 70 años, cuyo cuerpo fue descubierto momificado en una silla de la cocina de su casa dos años después de su muerte, conmueve a Italia, donde se reavivó el debate sobre la soledad de los ancianos.

El cadáver de Marinella Beretta, quien no tenía familiares cercanos, fue hallado el viernes último en su vivienda de Prestino, cerca del lago de Como, en Lombardía, norte del país europeo, informaron este miércoles medios internacionales.

Sus vecinos no la veían desde hacía dos años y medio, y creían que se había mudado por la pandemia de Covid-19.

Los restos momificados de la anciana fueron descubiertos por la Policía, cuando acudió al lugar para alertarla sobre el peligro de caída de árboles en su jardín.

Los investigadores de la fuerza de seguridad no encontraron nada en la casa que pudiera sugerir una muerte sospechosa. 

Por su parte, la ministra de la Familia de Italia, Elena Bonetti, en su cuenta de Twitter evaluó: "Lo que le pasó a Marinella Beretta en Como, la soledad, el olvido, hiere nuestras conciencias".

"Una comunidad que quiere ser unida tiene el deber de recordar la vida. Debemos dejar de limitar nuestros horizontes a la esfera privada y volver a tender los lazos que nos unen (...) Nadie debe quedarse solo", escribió.

En Italia, casi el 40% de las personas mayores de 75 años viven solas, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (ISTAT) de 2018.

Ver comentarios