El gobierno cubano elevó el sábado a 110 la cifra de muertos del accidente aéreo en La Habana, y confirmó que tres pasajeras sobrevivieron, según dijo el ministro de Transporte, Adel Yzquierdo

En una rueda de prensa, Yzquierdo detalló que el Boeing 737-200 que se estrelló poco después de despegar del aeropuerto internacional de la capital cubana llevaba a bordo un total de 113 personas. Aseguró que las investigaciones del accidente estaban en curso. 

Las nacionalidades de los fallecidos son: 99 cubanos, seis tripulantes mexicanos y cinco pasajeros extranjeros: dos argentinos, un mexicano y dos residentes saharauis. Del total de víctimas 55 eran hombres y 55 eran mujeres. Entre los fallecidos se contabilizan a cinco niños. 

Por su parte, el viceministro de Salud, Alfredo González, aseguró que la ”identificación de las víctimas pudiera tomar semanas”.
 

Encontraron una de las cajas negras

Familiares y allegados de las víctimas del accidente aéreo ocurrido en La Habana comenzaron a llegar a la capital cubana para colaborar en la identificación de los fallecidos, mientras las autoridades confirmaron el hallazgo de una de las cajas negras del aparato.

"Ya una caja negra la tenemos en nuestras manos, en buenas condiciones, en buen estado de conservación y la otra debemos tenerla en las próximas horas en manos de la comisión creada para analizar las causas del accidente”, declaró el ministro de Transporte cubano, a la televisión estatal cubana.

Según Yzquierdo, los investigadores “trabajan intensamente” en el lugar del siniestro, una zona de cultivo situada a un kilómetro de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí, para esclarecer las causas del accidente aéreo.

El director general del aeropuerto José Martí, Rolando Parera, aseguró que el Ministerio de Transporte y el Instituto de Aeronáutica Civil contactaron a los familiares de las víctimas y les ofrecieron los medios para llegar hasta el Instituto de Medicina Legal y colaborar en la identificación de los fallecidos. "Pienso que todo lo que hagamos es poco en medio del dolor que tienes estos familiares por el golpe sufrido”, subrayó.

El accidente ocurrió pasado el mediodía del viernes, cuando un Boeing 737 alquilado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air que cubría la ruta nacional La Habana-Holguín se desplomó al suelo provocando una explosión con fuertes llamas y una gran columna de humo, minutos después del despegue.

Entre las más de 100 víctimas del siniestro, en su gran mayoría cubanas, hay también una pareja argentina, dos hombres saharauis y una mujer mexicana, a los que se suman los seis miembros de la tripulación de la aeronave, también mexicanos.

Las tres únicas sobrevivientes, mujeres y cubanas, se mantenían “estables, dentro de su gravedad”, informaron especialistas del Hospital Calixto García, donde eran atendidas por severos traumatismos craneales y quemaduras.