En los últimos días, un equipo de científicos realizó un descubrimiento realmente sorprendente en China: un antiguo bosque en el fondo de un sumidero kárstico gigante. Pero eso no es todo, sino que dentro de la enorme fosa podría haber especies extraordinarias jamás antes vistas.

En medio de una expedición de trabajo, los expertos del equipo del Instituto de Geología Karst del Servicio Geológico de China encontraron el cráter de 192 metros de profundidad y 150 metros de ancho mientras realizaban una exploración del territorio.

La decisión de inspeccionar el terreno la tomaron luego de haber visto al enorme hoyo a través de imágenes satelitales, por lo que decidieron dirigirse a la región autónoma de Guangxi, cerca de la aldea de Ping’e en el sur de China, a ver de qué se trataba.

El equipo de científicos chinos descubrió tres entradas para la cueva después de que algunos espeleólogos se adentraran al sumidero en rappel. Una vez en el lugar, debieron descender más de 100 metros y caminar por varias horas hasta llegar al fondo de este mágico sitio.

En el interior del cráter encontraron un “bosque primitivo” y aseguran que algunas de las plantas les llegaban hasta los hombros: “No me sorprendería saber que hay especies encontradas en estas cuevas que nunca antes habían sido reportadas o descritas por la ciencia, le reveló Chen Lixin, líder del equipo, al medio chino Xinhua.

El pozo alberga árboles primitivos de hasta 40 metros de altura que extienden sus ramas hacia la luz del sol que se filtra por la entrada del sumidero, informó la agencia de noticias Xinhua.

El cráter tiene 192 metros de profundidad y 150 metros de ancho.
El sumidero gigante en   <a href='https://www.cronica.com.ar/tags/China'>China</a>.
El sumidero gigante en China.
El bosque escondido de Guangxi.

Según reporta el mismo medio, los sumideros gigantes, también conocidos como Tiankeng (fosa celestial) en chino, son dolinas, o fosas gigantes, con características geológicas especiales que se encuentran en regiones kársticas formadas por repetidos derrumbes. Se encuentran principalmente en China, México y Papúa Nueva Guinea.

Según el medio Deutsche Welle, existen alrededor de 30 sumideros o ”Tiankeng” - que significa ‘Fosa Celestial’-, siendo China una región con características geológicas favorables para este tipo de fenómenos, por lo que se ganó la designación de patrimonio mundial de la UNESCO, según cuenta el portal Livescience.

“En China existe un karst increíblemente espectacular, con enormes sumideros y gigantescas entradas de cuevas, etc.”, le contó George Veni, director del Instituto Nacional de Investigación de Cuevas y Karst al sitio web WordsSideKick.com.  Y explicó que “en otras partes del mundo se camina por el karst y realmente no se nota nada”.