Un día después del atentado con coche en Londres, que dejó tres heridos cerca del parlamento, la prensa británica identificó este miércoles al sospechoso detenido: un británico de 29 años de origen sudanés, Salih Khater, quien es el prinicipal sospechoso de estos actos terroristas. 

Los investigadores han determinado que el vehículo usado en el ataque llegó de Birmingham a Londres el lunes por la noche. 

Según fuentes, el sospechoso vive en el barrio de Hall Green, en Birmingham, donde es administrador de una tienda. De origen sudanés, estudió en la universidad de Ciencias y tecnología de Jartum, según su página Facebook, y habría llegado al Reino Unido hace cinco años. 

El jefe del antiterrorismo, Neil Basu, había declarado el martes que "no era conocido" por la policía londinense ni por los servicios de inteligencia interior (MI5). 

Según el Times, la policía intenta establecer si existe un vinculo entre Salih Khater y Khalil Masood, autor de un atentado similar en marzo de 2017 cerca del Parlamento de Londres, que provocó cinco muertos y decenas de heridos. 

El atentado

El sospechoso atropelló el martes con su automóvil, un Ford Fiesta, a ciclistas y peatones delante del Parlamento en Londres y luego embistió la barrera de seguridad del edificio, un ataque que provocó tres heridos y que la policía investiga como un acto terrorista.

Amenaza grave

Las imágenes de vigilancia indican que a las 7 de la mañana del martes, el Ford Fiesta gris metalizado atropelló a ciclistas y peatones antes de estrellarse contra las vallas de seguridad del Parlamento. El conductor fue detenido. 

La primera ministra británica, Theresa May. que se encuentra de vacaciones en Suiza, deseó una "rápida recuperación" a los heridos, y agradeció a los servicios de emergencia por su "formidable valentía".

"La amenaza terrorista en Reino Unido sigue siendo grave", agregó e instó a la gente a "permanecer vigilante". 

La jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, aludió el miércoles en la BBC a la posible peatonización de los alrededores del Parlamento, para reforzar la seguridad en esta zona, que varias veces ha sido objeto de ataques.

El Reino Unido fue sacudido en 2017 por una ola de atentados, de los cuales cuatro fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que dejaron en total 36 muertos y 200 heridos. Uno de esos ataques ocurrió en marzo en el Puente de Westminster, que conduce al Parlamento.

El autor del atentado, que dejó cinco muertos, atropelló primero a varias personas que iban caminando sobre la acera del puente y terminó su carrera contra las rejas del Parlamento. 

Khalid Masood se bajó luego del vehículo y apuñaló mortalmente a un policía, antes de ser abatido.

Desde entonces se instaló una barrera de seguridad de cemento y acero alrededor de las rejas del Parlamento y en las aceras que conducen al puente.