Resulta que hace mucho tiempo, hace 2500 años, existió en el antiguo Egipto, una ciudad portuaria muy acaudalada llamada Thonis, la cual presumía en ese entonces, siglos VI y IV (ac), del puerto más importante de la época. Por allí pasaban innumerables navíos que ingresaban a dicho territorio para descargar sus productos y mercaderías, lo que convirtió a esta ciudad en un centro del intercambio comercial.

En los siglos posteriores y con la llegada de Alejandro Magno a Egipto (siglo III), se fundó para desgracia de nuestra protagonista de hoy, la ciudad de Alejandría. Esto relegó a la también llamada Heracleion por su nombre en griego, a dejar de ser el principal puerto de la región. En este periodo la ciudad pasó bajo control romano hasta que allá por el siglo VI aproximadamente, una serie de fenómenos naturales provocaron un aumento en el nivel de las aguas y el hundimiento de Thonis. Literalmente fue “absorbida por el mar”.

Los monumentos y templos dieron cuenta de la importancia de la adoración al los dioses. 

Curiosamente, el hundimiento significó también su desaparición del recuerdo popular. Sin embargo, cuando todavía no estaba metros bajo el agua, el historiador Heredoto ya hablaba de este lugar como un “gran templo” que fue construido en homenaje a Hércules.

Thonis continuó apartada de la historia hasta el año 2000, cuando Franck Goddio, un arqueólogo francés, lideró un equipo del Instituto Europeo de Arqueología Subacuática (IEASM), que encontró los restos de esta metrópoli. Esta búsqueda no fue sencilla, ya que luego de 3 años sin éxito, los buzos dieron con esta “Atlántida egipcia”, que se encontraba debajo de unos sedimentos arcillosos.

En los restos había una innumerable cantidad de tesoros y objetos que quedaron bajo el agua.

Una vez encontraron la punta del iceberg, lo que había debajo fue simplemente espectacular. Templos, tesoros, monumentos, y decenas de objetos que daban fe de la existencia de este ex centro portuario egipcio. Estos hallazgos también confirmaron lo rica quesupo ser esta metrópoli.

Por su parte, se toparon con una gran colección de embarcaciones naufragadas, 70 barcos de madera, que resultaron ser un record para este tipo de hallazgos. Entre estos naviós había uno que era muy especial, “el Barí”, una legendaria embarcación que muchos consideraban un mito hasta entonces. Este tipo de barcos eran de carga y datan del siglo quinto antes de Cristo.

Según el sitio web del propio Goddio, la encontraron a solo 6,5 kilómetros de la costa egipcia y en mayor medida está sumergida a unos 10 metros en la parte occidental (bahía de Aboukir). Los arqueólogos también comentaron que los restos evidenciaron una gran devoción hacia Amon, Dios supremo de los egipcios.

La metropoli perdida fue encontrada por primera vez en el año 2000. 

Por su parte, en julio de este 2021, los mismos arqueólogos que exploraron en su momento esta ciudad y no contentos con sus anteriores hallazgos, descubrieron un barco militar que detaría del siglo II (ac) a solo metros del templo del Dios Amón.

También dieron con restos de cementerios para pobladores griegos, lo que según los expertos, indicaría la presencia de comerciantes que vivían en la ciudad.

Supo ser un centro del comercio egipcio por su desembocadura en el Nilo. 

Otro de los hallazgos resulta tener un significado muy importante para la organización social de la época.Dentro del templo en honor a Hércules había una caja de piedra que resultó ser un Naus, es decir el centro sagrado del templo. Sobre esa piedra encontraron tallada una descripción de los derechos dinásticos, que servía para legitimar el poder del gobernante. “El faraón tenía que entrar en el templo de Amón para recibir del dios supremo el título de su poder”, explicó Goddio al respecto.

¿Qué significa esto? Que Thonis era la ciudad en donde los faraones recibían su poder desde la divinidad de su Dios, el cual legitimaba su mandato. Según los expertos, esto nos deja en claro la centralidad política que se manejaba en aquella época.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos