Lo que parecía un hecho aislado, un asesinato a sangre fría por parte de una mujer, en realidad escondía un cruel trasfondo. Como un guión de película hollywoodense, una mujer se encontró con otro hombre en un hotel, lo sedujo y lo mató a balazos. 

En el momento en que la Policía de la ciudad de Olanchito, en Honduras, la detuvo, ella confesó que el hombre asesinado la había violado cuando era niña y fue por eso que tramó cuidadosamente su letal trampa.

La joven fue arrestada y trasladada a la orden de la Fiscalía, mientras que la policía continúa indagando todo lo sucedido.

Por su parte, los vecinos habían dado el alerta a los uniformados poco antes de las 22.00, luego de escuchar varias detonaciones de un arma de fuego provenientes del hotel cercano a sus viviendas.

El cuerpo desnudo de Martín Adonay Carbajal, de 51 años, yacía sin vida en la cama del algergue transitorio. La autora del homicidio se encontraba a su lado y fue identificada como Lisby Dayana Alen Bardales, de 18 años.

Bardales confesó ante la Policía que lo había asesinado a balazos porque la Justicia no lo había encarcelado nunca, pese a las denuncias de violación que realizó cuando ella era menor de edad y el violador había abusado de ella.

Muerto y estrangulado en un albergue transitorio de Flores

 

Un hombre fue encontrado hace unas semanas muerto, maniatado y con signos de haber sido ahorcado en un albergue transitorio del barrio porteño de Flores y por el hecho buscan a una joven que lo acompañaba, informaron fuentes policiales.

El hallazgo se produjo en un hotel ubicado en la calle Ramón L. Falcón al 3000, en dicho barrio de la ciudad de Buenos Aires. 

Según informaron voceros policiales a Télam, el cadáver fue encontrado por personal de limpieza que ingresó a la habitación esta tarde para efectuar las tareas correspondientes. El hombre se encontraba maniatado y con signos de haber sido ahorcado, ya que tenía una trenza de goma sujetada a un trozo de madera que rodeaba el cuello, añadieron las fuentes.

El conserje del albergue transitorio y otros testigos aseguraron a los efectivos de la Comisaría Vecinal 7 de la Policía de la Ciudad que el hombre había ingresado al hotel con una joven de 25 años a las 11.30 y que ella se había retirado sola alrededor de las 13.30.

Por este motivo, la mujer, que aún no había sido identificada, era intensamente buscada por los policías porteños.