La Navidad es una fiesta muy querida para los argentinos y para los latinoamericanos en general. Es un momento de encuentro con las familias, con los seres queridos, una fiesta donde muchos pretenden conectarse con lo religioso o espiritual. También puede ser un momento de sentir tristeza o extrañar a aquellos que no están con nosotros.

Saber cómo se celebra esta fiesta del Nacimiento de Jesús en otros lugares nos puede acercar a los que están lejos o, por qué no, apartar alguna idea para incorporar a nuestras tradiciones de las fiestas de fin de año

Cuba

En Cuba esta fecha coincide con dos festividades locales: las Charangas de Bejucal y las Parrandas. Las Charangas de Bejucal es una festividad de la época colonial y consiste en un festejo en las calles donde dos grupos compiten por representar el mejor espectáculo artístico: la Ceiba de Plata de color azul y un alacrán como símbolo, y la Espina de Oro que utiliza el color rojo y un gallo.

Las Parrandas es un festejo parecido a las Charangas de Bejucal. Solamente cambia de nombre según la región. En estas fiestas, los cubanos realizan adornos navideños gigantes en las plazas para ver quién hace el mejor.

España

En Cataluña, España, existe la tradición de los troncos de Navidad. Las familias se reúnen para pedirle a un pequeño tronco cubierto con una manta que les dé regalos a los niños. Cuando están reunidos, los niños cantan una canción típica mientras le pegan al tronco con un palo, para que este sustituto de Santa Claus les haga sus regalos.

Serbia

Una de las tradiciones extrañas para festejar la de Navidad es la de Serbia. Dos domingos antes del 25 de diciembre, los niños de la casa deben “secuestrar” a su mamá y atarla a una silla para pedirle regalos a modo de rescate. Al día siguiente realizan lo mismo, pero con su papá.

Japón

En Japón solamente el 1 por ciento de la población es cristiana. Por lo tanto, la celebración de la Navidad no es una costumbre extendida. Sin embargo, tienen una tradición muy peculiar, que es comer pollo frito de Kentucky Fried Chicken el 23 y 24 de diciembre. Esto se debe a que en los años 70 esta empresa lanzó una publicidad por la Navidad y les quedó esta costumbre.

Filipinas

En Filipinas, las celebraciones navideñas se dan a la par de “Ligligan Parul Sampernandu” o Festival de los Farolillos Gigantes. Este ritual se realiza el sábado anterior a la Nochebuena. Distintos pueblos participan para fabricar el mejor farol. En un principio los farolitos eran de medio metro de diámetro y se hacían con el papel japonés. En la actualidad, se iluminan con lamparitas y pueden llegar a medir hasta 6 metros.

Suecia

Desde mediados del siglo XX, en Suecia se coloca una cabra gigante, de hasta 13 metros de altura, en la plaza del castillo de Gävle. El desafío es que los presentes hagan todo lo posible por quemarla. Esta costumbre tan rara puede sonar sencilla, sin embargo, sólo se ha conseguido quemar la cabra en 26 ocasiones a lo largo de la historia.

Australia

En Australia la Navidad es muy distinta. Allí cae a la mitad del verano y comienza con un evento llamado el Adelaide Christmas Pageant, una peregrinación donde miles de personas que llevan velas y cantan temas religiosos. Allí se suele festejar Nochebuena en la playa, con picnics y fuegos artificiales.

Nueva Zelanda

En Nueva Zelanda, tienen su propia variedad de árbol de navidad. Es el Pohutukawa que generalmente crece a orillas del mar y florece en diciembre. Por sus flores en tonos de color rojo, se asocia a los colores navideños.

República Checa

En República Checa, existe una tradición en la que, durante la Nochebuena, las mujeres solteras se coloquen de espaldas en la puerta de su casa para lanzar un zapato por encima de su hombro. En el caso de que el zapato caiga con la punta mirando hacia la puerta, quiere decir que encontrarán el amor o, de lo contrario, significa que estas permanecerán solteras durante un año más.