El especialista Jeremy Chick, del Ministerio de Biodiversidad y Conservación del estado de Australia Occidental, había advertido ayer que “la fuerza de los animales, así como el viento y las condiciones meteorológicas” obstaculizarían los esfuerzos para salvar los ejemplares que quedaban con vida.


Asimismo, explicó en un comunicado que “la mayoría se encallaron en tierra seca durante la noche y no han logrado sobrevivir".

La ballena "piloto", llamada también calderón tropical o de aleta corta, mide entre 4 y 5,5 metros, es de color negro o gris oscuro, y habita aguas tropicales y subtropicales en grupos de unos cien miembros.

No es la primera vez que un grupo queda varado en las playas de Australia por causas que los expertos desconocen con exactitud, pero que vinculan a los estrechos lazos sociales entre este tipo de cetáceos.

Más de 300 ejemplares de esta misma especie, llegaron masivamente a las mismas playas en 1996.