El encarcelado narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán está "muy mal psicológicamente", advirtió su esposa, quien insistió en protestar por las condiciones de aislamiento que cumple el ex jefe del cártel de Sinaloa en un penal de alta seguridad de Nueva York mientras espera el inicio del juicio en su contra.

"Sé que está muy mal psicológicamente, que se siente muy mal por lo que me han dicho los abogados”, manifestó ante la prensa Emma Coronel, tras una nueva vista oral de su marido en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York. 

La ex reina de belleza, que va a todas las vistas orales en la corte neoyorkina porque es el único momento en que puede ver a su marido se manifestó "preocupada por cómo va a llegar a un juicio bien si está mal de salud”.

Uno de los abogados de El Chapo, Eduardo Balarezo, adelantó hoy que pedirá una nueva evaluación mental, que se sumará a la que le realizaron en agosto, cuyo resultado no se ha publicado.

Balarezo asegura que las condiciones del cautiverio están mermando su salud física y psíquica, consignó la agencia DPA. 

El abogado habló de alucinaciones auditivas y de depresión de su cliente, confinado 23 horas al día en una celda de 15 metros cuadrados donde nunca se apaga la luz. La ley establece que para que alguien sea juzgado debe tener suficiente capacidad mental para poder defenderse. 

Estados Unidos acusa a El Chapo de introducir toneladas de droga al país al frente de lo que el Departamento del Tesoro calificó como un “imperio criminal” de tráfico de cocaína, marihuana, heroína y metanfetaminas. 

Hay 17 cargos contra él en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York. El principal es el de manejo de organización criminal. Ninguno de los demás es un delito de sangre, pero basta con que sea considerado culpable en solo uno para que pueda ser condenado a cadena perpetua.