El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, prometió este domingo revisar las medidas de ajuste económico que generaron una reacción que en más de 10 días dejó al menos siete muertos y 1.340 heridos, pero los dirigentes de las organizaciones sociales que llevan adelante la protesta le advirtieron que si no las deroga, las manifestaciones continuarán.

Moreno prometió emitir un nuevo decreto en reemplazo del que decidió la eliminación de todos los subsidios a los combustibles, entre otras medidas, al comenzar el diálogo con los dirigentes sociales.  Además, propuso que se creen comisiones para trabajar en la elaboración de esa nueva norma, a fin de "canalizar los recursos a quienes los necesitan", y afirmó que los movimientos indígenas no son responsables de los actos de violencia ocurridos durante las protestas.

Pero si las medidas no son dejadas sin efecto, "seguiremos firmes y unidos" en la protesta, con el "compromiso inclaudicable de defender a nuestro pueblo", advirtió el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Jaime Vargas. "No vamos a negociar esa dignidad, no vamos a negociar a nuestros caídos; esperamos que hoy se encuentre una solución definitiva y duradera", agregó Vargas.

En tanto, el representante de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), Abelardo Granda, pidió a Moreno que derogara el estado de excepción (sitio), que el mandatario impuso el 3 de este mes, con vigencia por 30 días.

Con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de la protesta, el encuentro comenzó cerca de las 18 (las 20 en la Argentina), casi tres horas después de lo programado, debido a dificultades operativas. De hecho, se efectuó finalmente en la escuela salesiana Cardenal Spellman, en Lumbisi, a unos 30 kilómetros al sudeste de Quito, y no en la Escuela Superior Politécnica del Ejército (ESPE), en el este de la capital, donde se había previsto.

Del encuentro con el presidente y otros funcionarios participaron dirigentes de la Conaie, la Fenocin y el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine).
El diálogo tiene el objeto de destrabar la situación generada por las violentas protestas que suceden desde comienzos de mes, en rechazo a medidas de ajuste económico dispuestas por el gobierno de Moreno en el contexto de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Mientras tanto, grupos de manifestantes volvieron a chocar hoy en el centro de Quito con policías que intentaron dispersarlos con gas lacrimógeno. Moreno dispuso este sábado el toque de queda y la militarización de Quito, pero la primera medida quedó en suspenso entre las 11.20 y las 20 de este domingo. 

Pese a esas medidas extremas, varios barrios de la capital fueron escenario en la noche del sábado de enfrentamientos entre hordas de vándalos y vecinos armados. Por primera vez desde que comenzó el conflicto, Moreno se mostró dispuesto a revisar el decreto a través del cual impuso las medidas resistidas.

Además, afirmó que propondría un bono de 20 dólares mensuales a pagar por las empresas privadas a sus empleados, así como un impuesto a las grandes compañías y la reducción de los sueldos y las vacaciones de los funcionarios públicos. 

Al margen, en Quito se acentuó el desabastecimiento de productos que ya se notaba desde el viernes, debido al bloqueo de los accesos a la ciudad, y solo hoy se cancelaron más de 100 vuelos -unos 40 internacionales y más de 60 de cabotaje- en su aeropuerto. 

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos