Diez militares murieron este jueves y trece resultaron heridos al estrellarse un helicóptero de la Fuerza Aérea de Kenia en una zona a unos 70 kilómetros de Nairobi.

El aparato, un Mi-171E multiusos de fabricación rusa, se vino abajo en en una área montañosa de Ol Tepesi, en el condado de Kajiado, durante un ejercicio de entrenamiento por causas, de momento, desconocidas.

"Lamentablemente, tras el accidente sufrimos bajas", afirmó elvocero de las Fuerzas Armadas, el coronel Zipporah Kioko, y dijo que los investigadores tratan de averiguar el motivo del accidente sobre el terreno.

"Los heridos fueron evacuados por vía aérea al Hospital Memorial de las Fuerzas de Defensa de Nairobi", agregó Kioko, sin facilitar el número de soldados que viajaban en el helicóptero.

"Mi corazón está con las familias, amigos y colegas de los diez soldados confirmados muertos tras un accidente de avión militar en Ol Tepesi, Kajiado occidental", declaró el gobernador de ese condado, Joseph Ole Lenku, en su cuenta de la red social Twitter.

"Esto es muy trágico y me uno a otros kenianos para orar a nuestro Dios Todopoderoso para que dé fuerzas a las familias en duelo", añadió Lenku.

Las imágenes del helicóptero siniestrad  muestran una gran columna de humo negro generada por el incendio provocado por el impacto del aparato.

El helicóptero había partido de la base aérea de Moi, en el este de Nairobi, en una misión de entrenamiento.