Un niñera de 19 años fue arrestada en la ciudad estadounidense de Houston, luego de dispararle accidentalmente a su sobrino de 10, a quien estaba cuidando. 

El menor tuvo que se derivado de emergencia a un centro médico local en estado crítico, donde se encuentra recuperándose de la herida, tras haber pasado varios días internado.

Todo comenzó cuando el martes de la semana pasada, Caitlyn Smith, aburrida mientras cuidaba al chico, encontró un revólver y decidió sacarse selfies.

La joven posó de varias maneras, creyendo que el arma estaba vacía, pero en una mala maniobra, se disparó y lastimó a su pariente.

Smith, que continuará presa y enfrenta cargos por causar lesiones corporalesa un menor de edad, se presentará ante el juez el próximo viernes, día en el que se decidirá su futuro.

"Las armas de fuego son armas peligrosas, así que tome precauciones para asegurarse de que cosas como esta no sucedan", comentó al respecto el diputado texano Thomas Gilliland, quien habló sobre la responsabilidad que hay que tener cuando se tienen una pistola en la casa y más cuando está al alcance de un menor.