Un grupo de nenes de la ciudad paraguaya de San Lorenzo, decidieron festejar la llegada de la Navidad, enciendo petardos para dárselos de comer a un perro.

Cuando el can lo mordió, el fuego pirotécnico explotó en su hocico, lo que causó graves lesiones, quemaduras y traumatismos en la mandíbula.

El animal fue llevado a una veterinaria gracias a la fundación Maris Llorens Llorens y ahí se está recuperando de un preocupante episodio que se repite y su vida aún corre peligro.

"La doctora Dalia Benítez la asistió en primera instancia. Está muy grave y con fracturas múltiples en maxilar superior e inferior", informó la profesional.

Varias personas que se conmovieron con la historia, donaron dinero para el tratamiento del perrito. Mientras tanto, se continúa en la búsqueda de los culpables de esta agresión.

Así quedó el animal tras la explosión de los petardos.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos