El líder catalán Carles Puigdemont continúa exiliado en Bélgica mientras observa cómo quienes fueron sus compañeros en la lucha independentista desfilaban ante los tribunales españoles, acusados de delitos que los dejaron en la cárcel. Mientras continúa con su negativa de presentarse ante la Justicia, reclamó la liberación de todos los imputados.

Como presidente legítimo, exijo la liberación de los consejeros y el fin de la represión”, afirmó Puigdemont en un mensaje difundido por la cadena pública de televisión catalana TV3, poco después de que la Fiscalía española también pidiera su detención. Además, expresó que el arresto de funcionarios es un “atentado a la democracia” y aseguró que el tema de la independencia de Cataluña “ya no es un asunto interno de España”.

Detenidos
Los dichos de Puigdemont llegaron luego de que la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, enviara a la cárcel sin fianza al ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras y a siete ex consejeros del gobierno independentista destituido, imputados por delitos de rebelión, secesión y malversación de fondos por su frustrado plan de secesión, por lo que podrían recibir una pena de hasta 30 años de cárcel.

Otro ex consejero, Santi Vila, quedó en libertad pero pasó la noche en la cárcel, en solidaridad con sus compañeros. Hoy pagará 50.000 euros de fianza y saldrá de la prisión. La decisión de encerrarlos responde a que la jueza entiende que existe un riesgo de reiteración delictiva, de alteración y destrucción de pruebas, a la vez que destacó que, debido al alto poder adquisitivo de la mayoría de los imputados, se incrementaba el riesgo de fuga.